A todos los que os asomáis a este rincón, gracias. A todos los que compartís un pedazo de tiempo vestido de letras, gracias.
A todos aquellos que aún creen firmemente que la palabra es un alimento para el alma ¡¡gracias!!

"Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio"
Federico García Lorca
"Lo admirable es que el hombre siga luchando y creando belleza en medio de un mundo bárbaro y hostil."
Ernesto Sábato
"La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes."
John Lennon
"Cuida tus pensamientos porque se volverán palabras. Cuida tus palabras porque se transformarán en actos. Cuida tus actos porque se harán costumbre. Cuida tus costumbres porque forjarán tu carácter. Cuida tu carácter porque formará tu destino y tu destino será tu vida..."
Gandhi.

MySpace Generators

Caminan conmigo

jueves, 25 de noviembre de 2010

Desaparezco



 

A veces desaparezco.
Me exilio de mi misma
y traspaso las fronteras de mi cuerpo.

Es entonces cuando siento
que puedo ser..
ser más allá del lamento
que gime tras la brisa de lo incierto.

Puedo ser un águila
descendiendo por los valles sin sendero,
de bosques verdes, ocres y malvas
de sándalos, acacias y aromáticos almendros.

Puedo inventarme una nube
con perlas blancas entre sus dedos,
que se enredan con el mar y sus espumas
mientras bailan la tristeza de un bolero.

Puedo ser la tinta de un poema,
el latido de un amor escrito en verso
o ser la palabra callada, llena de letras
que en silencio murmuran algunos cuerdos.

Puedo ser el columpio de tu piel cansada
o ser la estrella que acuna tus sueños.
Puedo ser mil gotas del alba
que llueven en tus ojos bajo el cielo.


Quizá nunca sea capaz
de ser YO, entre los cuerdos,
pero es cierto,
amo el destierro del tiempo,
de lo lógico y lo certero.
Adoro ser un lienzo
sin  la frontera del cuerpo,
sobrevolando la vida
 en un pedazo de viento.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Aún espero tu voz



 

Y aún espero tu voz
en la antesala del tiempo,
en el anochecer precoz.
En el sabor perpetuo de tu aliento,
respirando entre tú y yo.

Espero tu voz,
entre las horas moribundas
clavadas en el reloj,
sostenidas en el aire
empapelando miradas
donde lloran los cristales del salón.

Y aún espero.
Aún espero tu voz,
estallando tras la sombra,
que enredó mi corazón
en un enjambre de espinas
donde se clavó tu adiós.

Espero.
Espero con el alma enmarañada,
la mirada estremecida
recogiendo entre mis manos
los pedazos de este amor.

Recomponiendo recuerdos
como un puzle de recortes,
de periódicos ya viejos,
oxidados y cansados de vagar.
Laberínticos extractos de infinitos recovecos
que no tienen un  principio, ni un final.

Pero espero, aún espero.
Sin salida, sin regreso,
desterrada  en este espejo
que me grita simplemente que no estás,
que tu voz murió en el viento,
que mi nombre se ha borrado,
que ya nunca volverás.
Y hay un eco entre mis labios,
que  resuena en el vacio
de esta inmensa soledad.

martes, 23 de noviembre de 2010

Caricaturas


Yo sigo aquí.
Con las manos rotas,
la ilusión partida
en las noches que rugen,
empapan y gritan.

Y sigo aquí
a pesar de que  el alma
se quebró de abajo a arriba,
de arriba a  abajo
y se reinventa cada día
y me grita (como diría mi amiga) ¡Al carajo!
para sentir que late, que sigue viva.

Yo sigo aquí,
a veces con la mirada perdida
esa que partió en busca
de alguna sonrisa que murió,
o tal vez no,
tal vez solo esté dormida
como la bella del cuento,
que entre amores resurgía.

Pero no,
esto no es un cuento,
es la “puta”  realidad como consigna
perdón, quise decir:
dura realidad que me destripa.
¿Esperanza? No. Son tan solo retazos
de locura perdida.

Y sigo aquí.
Rota, cosida, destripada, remendada
¡ y al ruedo de  la vida!
A morder los cuellos,
a pisar heridas,
a entregar patadas
y alimentar rencillas.

Groucho Marx decía:
“ He pasado una noche estupenda.
Pero no ha sido esta”
Yo añadiría:
He soñado una vida estupenda.
Pero no ha sido esta.

Hoy quiero parar mis pasos.
Pintar de rojo vivo mis labios,
besar a la luna, plantar un árbol,
encender una hoguera
y prender de tiempo mis años.

Quiero rozar la noche,
llenar de ternura mis manos.
Reírme de mi sombra,
de la vida, del pasado,
ser caricatura de mi misma,
sin tener que llover sobre mojado.

Quiero abrazar a mi sangre,
subirme a un columpio
en ese parque de antaño,
dejar que despierte esa niña
que aún vive, que aún late
¡que se está sublevando!

Quiero arrullar los días,
llenarlos de calma, pintarles sonrisas
y al cerrar los ojos, dejar que la brisa
me arrope  de viento, de tiempo, de vida.
Dejar que la vida por fin…. sea caricia.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Manual de caricias..



Hoy escribo estos versos con una sonrisa,
convencida de que no hay texto,
ni espacio, ni tiempo,
para englobar en un manual
las caricias por haber y las habidas.

Caricia es, sentir un corazón latir
al ritmo de tus entrañas.
Amamantar, ver esa luz
y enredar la vida en sus mañanas.
Caricia es, verlos crecer,
tejiendo plumas en sus alas.

Caricia es, mirar tus párpados caer
como una gota de lluvia al mediodía.
Caricia es, sentarme al sol y contemplar
una pequeña nube adormecida.
Caricia es, ser en tu piel
el despertar de un nuevo día.
Caricia es, vivir en ti,
sentir así, eso es caricia.

Caricia es, los ojos de un niño que aprende,
agua de mar, mar de cristal, cristales tenues.
Caricia es, envejecer con mil arrugas
de sonreír y de llorar, las manos juntas.
Caricia es, temblar de amor solo por nombrarte,
saber de ti, saber de mi, en ese instante.

Caricia es, el tiritar de una mirada que te busca,
el reposar de tus ojos en mi, bajo la luna.
Caricia es, la voz de Don Pablo y sus poemas,
manos abarcando tus latidos mientras me besas.
Caricia es poder sentir en unas letras,
lo que es amar, lo que es llorar,
lo que es vivir como un poeta
¡y poder latir dentro de ti siendo un poema!
Caricia es….

sábado, 20 de noviembre de 2010

El minuto en que te halle



 

El minuto en que te halle será lento,
será inmenso, será bello,
será  encuentro de luz y destello,
de voces calladas que susurran versos.

El minuto en que te halle, será nuestro,
con la caricia en los labios
y la voz entre las manos
mientras tiritan anhelos
entre pétalos que el viento 
se ha llevado hasta tu lecho

El minuto en que te halle, será un beso
de ternuras extinguidas renaciendo,
de pasiones encontradas
sumergidas en el alma que se visten
con la calma del destiempo.

El minuto en que te halle
serás aire, seré aliento,
serás tierra en mi sendero
seré mar entre las olas de tu cuerpo.

El minuto en que te halle
serás mío,
tejiendo trajes de viento
con hilos de piel y  luna
desnudando las espumas
originarias del tiempo.
Seré tuya
el minuto en me halles. 


Seremos  lucero, alzando  vuelos
en cordilleras abisales del océano
caminando entre sus aguas cristalinas
y en tu mirada de tierra y sol
se perderá la mía.
Y bajo los párpados de este furor
se perderán mis ojos, llenos de amor,
llenos de ti, llenos de mi, llenos de vida.

Ven, quiero decirte algo


Ven, quiero decirte algo,
muy cerquita, susurrando…
Eres amiga, mano abierta,
mirada honesta,
sangre, que fluye en mi sangre,
pero amiga desde siempre
desde antes,
por los rincones vuelas  a veces
¿por qué quieres esconderte?

Algunas veces…
cuando te miro, algo en tus ojos
me hiere,
es como un frío que envuelve,
me sabes a soledad.

Te vi crecer, te vi soñar,
Alzar el vuelo, ¡te vi volar!
Te vi caer, te vi romper,
con tus vacíos, con tu verdad…
he visto el llanto,
el rostro quebrado,
la mirada alta,
la vida en tu panza
¡no puedes parar!

He visto tus pasos creciendo,
con las heridas al viento
con tu danza en movimiento
masticando soledad.

He visto una sonrisa nueva,
al lado de alguna vieja
que contigo siempre va,
que acaricia corazones,
desbordando las razones,
que las palabras te dan.

Te he visto soñar andando,
y andar soñando.
¿Donde andarás?

Tus miedos son el respeto,
son el sustento, son tu verdad.
Amiga, sangre en mi sangre
¡Busca en tu vida felicidad!
que a veces, el miedo es cárcel,
la vida es muerte y es soledad,
Te quiero y por eso quiero,
que muevas tus alas,
que vivas en paz.
Te quiero y por eso quiero
que  nunca te olvides
de volver a soñar.

jueves, 18 de noviembre de 2010

No sigas.

 

Me aferro a ti, vida,
como última esperanza para no morir
en el escarnio, en la rotura,
en la locura de existir sin existir,
en la líquida tristeza que arremete contra mí

Me aferro a ti, con las manos cercenadas
y el corazón a punto de partir.
Exiliada la cordura, apenas queda nada,
soy vagabunda de mi misma
en el recóndito frío que se arrincona en el alma.

Escuecen las heridas que fueron desangradas,
que en las huellas del camino yacen desenterradas.
Allí se quedaron los sueños,
el limbo de la palabra,
la lucha, el grito, el empeño,
el silencio quebrado, la nada.
No hay descanso en el olvido
cuando el olvido no calla,
y sigue amamantando noches
oscuras, de hiel amarga.

No hay descanso en el destierro
cuando la angustia te amarra,
entre mil abrazos huecos,
ahogados en lágrimas blancas.

De nuevo derrumbas pilares
del templo de mis entrañas,
¿quieres romperme? ¡¡lo haces!!
¡¡Acaso no ves que me matas!!

No sigas clavando espinas
en mi espalda desgastada,
no sigas, por favor, no sigas,
¡que esta pena está rompiendo
en mil pedazos mi alma!

Sois vos




Sois  vos, mi amado señor,
tejedor de nubes y de estrellas
que en un manto de errantes luciérnagas
me enseñasteis  a volar
en el tibio tiritar de unas cometas.

Vos pintasteis los sueños
con los colores del viento en primavera,
y se inclinaron los cielos
por contemplar en vuestros ojos el aroma de la tierra.

Vos, dibujasteis un mar infinito
de corales y sirenas
en un charco de lluvia, pequeñito,
donde extendieron sus alas los poemas.  


 Vos, tan presente en cada ausencia,
poblador de las musas,
recolector de belleza,
sembrador de lágrimas de luna,
faro de luz ¡ hechicero de  la niebla!

Vos, habéis sido alfarero de las letras,
del verbo conjugado y la palabra
y renacen con el alba vuestras huellas,
como una caricia libre y desatada.

Vos, que existís en la inexistencia del beso,
en la mudez del silencio,
en la inquietante desnudez del verbo,
en la caricia extenuada de un pétalo de viento,
sois vos, mi amado señor,
el cuenco velado de todos mis desvelos,
madre tierra de esta aprendiz de poeta
que fue semilla floreciendo en vuestros dedos,
líquida ternura convertida en letras.

martes, 16 de noviembre de 2010

La muerte no sabe llorar.







No. La muerte no tiene lágrimas.
Ella no sabe llorar.

Camina detrás de los niños
soldados efímeros,
buscando entre guerras,
los míseros guiños de alguna deidad.


La muerte no tiene llanto
ni lágrimas que derramar.
Son los niños los que lloran
arrastrando entre miserias
sus pequeños pies al caminar

Algunos se mueren de hambre,
buscando en las calles,
pedazos de humanidad.
Tienen huesos por abrigo,
cuencos de sueños vacíos,
no encuentran estrellas blancas,
solo ven oscuridad.

Pero la muerte no llora.
Ella no sabe llorar.

Los gobiernos lo permiten,
el pueblo aprende a callar
y a golpe de machetazo,
renuncian a la libertad.

Y las miradas se olvidan
entre lágrimas de cristal,
mientras los niños, callados,
aprenden,
 que la muerte no sabe llorar.

Estalló en mi pecho




 

Estalló contra mi pecho
una lágrima nonata.
Esa lágrima tan tuya,
cubana de agüitas claras.

Y sin sentirte te siento
y sin tenerte te abrazo
y voy caminándome dentro,
queriendo estar a tu lado.

Y esa tristeza que tengo
clavadita entre mis manos
es la que quiero robarte
¡¡que deje de hacerte daño!!
que si tu lloras, amiga,
en mis ojos nace el llanto.


Mujer de letras calladas
que en el alma van gritando,
cuando se despierta el alba
y tú en pie, sigues luchando.

Mira que el viento conspira,
para llevarte mi abrazo,
queriendo parir palabras
que puedan secar tu llanto.

lunes, 15 de noviembre de 2010

¿Acaso sabes cómo te amo?




¿Acaso sabes cómo te amo?
Te amo, desde esta hermosa escarcha que bordea mi corazón, que  florece entre tus manos, que no atiende a razones, ni a estamentos, ni a motivos lógicos e ilógicos, ni a condiciones previas, ni a reglas escritas en las estrellas.

Te amo, así sin más, pero sin menos. Con todo lo que soy y lo que no. Con todo lo que tengo. Que no sé si es mucho. Que no sé si es poco. O quizá no sea bastante para saciarte, pero aún así te amo.

Te amo de esta sencilla manera en la que todo se entrega, con una simple caricia en la mejilla o un dulce beso en tus ojos cerrados cuando sueñan o con unas  palabras llanas que quieren envolver tu vida y quedarse acurrucadas entre los hilos de tu alma.

Te amo siempre apasionada, siempre,  porque soy pasión hecha mujer, hembra de luz que te reclama.

Te amo de una manera triste, a veces,  porque yo soy, a veces, tristeza enamorada.

Te amo de esta manera tierna, alocada, dulce, impetuosamente desbocada, rozando a veces el delirio, cuando mis labios te llaman.

Te amo y al amarte siento que crezco, infinitamente hasta dispersarme en pequeñas motas y  pasar a formar parte de cada partícula de tu cuerpo, de tu piel, de tu sangre, de tu antes y tu después, mientras soy durante… Maramante.(1)

Te amo, sin regreso, sin punto de partida, sin horizontes, sin lejanías. Te amo hoy, como te amaré , aquél, el último día, en el que mis párpados cerrados, duerman eternamente, para poder amarte también después…. Y después, volver a amarte.
Ya sabes cómo te amo.

(1)(Maramante: Voz popular marinera, un barco remolcado, a la par, por otro. No figura en el diccionario de la Real Academia de La Lengua Española)

domingo, 14 de noviembre de 2010

En algún lugar


 

En algún lugar, amor,
estoy pensando en ti,
mientras siento que tú
estás conmigo. Aún habitas en mí.

En algún lugar perdido en la nada
colgué la esperanza, alcé la mirada.
Dibujé primaveras con orquídeas blancas
y un prado de sueños mojados de escarcha.
Pinté mil estrellas de puntas doradas,
cielos con gaviotas que extienden sus alas
esperando que el alba despierte
entre los brazos tenues de la madrugada.

En algún lugar soñé,
con ser piel fundida en tu piel,
sosteniendo en mis manos tu mundo
tu rostro, tus labios… mis labios ¡tan tuyos!

En algún lugar sin nombre sentí,
el calor de tu mano quemando mi espalda,
 la desnudez de mi boca buscando tu calma.
Tibia desnudez que me despoja
de mi cuerpo, de mi alma,
mientras me robas la esencia
que florece en mis entrañas.

En algún lugar, se muere un verso hoy,
allá donde la noche pierde la razón.
En algún lugar, se quiebra un corazón
allá donde el latido se ha quedado sin voz.
En algún lugar, se ha marchitado una flor,
allá dónde te lloran mis letras y mi boca triste, enmudeció.

viernes, 12 de noviembre de 2010

Mi pequeña Sofía

 

Pequeña Sofia, mi estrella,
¿acaso te imaginas la luz que a tu paso dejas?
Has llegado de la mano de los sueños
y en tus ojos se aposenta un mar inmenso,
con destellos que me salpican traviesos,
con mil parpadeos me  sonríes en silencio.

¡Es tan tierna la sonrisa que regalas!
¡Es tan dulce ver tus pasos en volanda!
Correteas y te escondes,
Te ríes por los rincones
Sin apenas tú saberlo,
cuando alzas tus ojos al cielo
mis brazos te cogen al vuelo,
para llevarte conmigo, en mi pecho,
donde siempre lates, porque allí te encuentro.

Tu padre te mira risueño,
meciendo las aguas ondulando en tus cabellos,
y te acuna tiernamente entre sus besos
sintiendo su vida, correr entre tus dedos.

Tu madre es la entraña y el seno,
La luz que te alumbra y tú, su sendero
y juntas sembráis de semillas
la noche y el día, la tierra y el viento,
la vida….
Mi vida, se hace más hermosa
porque tú estás dentro.

No quieras quererme



 

No quieras quererme, no
que mi ternura envenena,
obnubila la razón,
se hace caricia en las venas
y herida en el corazón.

No quieras quererme, no.
No quiero ser tu adicción,
que mi piel es una droga
y mi cuerpo es un ladrón
de esos ojos que me buscan
en una mirada de amor.

No quieras beber de mis aguas,
no has de probar su sabor,
que si mi lengua te roza
y despierta tu fervor,
no hallarás más, otra boca,
donde saciar tu pasión.

No quieras sentir mis manos
deshojando tu calor,
desnudando cada palmo
de tu cuerpo sin pudor.

No quieras sentir mi sexo
cual volcán en erupción,
embriagado, arrebatado,
hasta  perder la razón.

No quieras derramarte en mi.
Ser parte de mi dolor,
que soy como una tormenta
en medio de un gran ciclón.

No quieras quererme, no,
que llueve en mi corazón
y hace ya tiempo, que el tiempo
se ha parado en mi reloj.

Hoy la niebla avanza lenta,
ha puesto rumbo al adiós.
Hoy quiero que olvides mis ojos
latiendo en tu corazón.
Hoy quiero que te despidas
de esos sueños sin color,
que pintes un nuevo lienzo
donde renazca tu amor.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...