A todos los que os asomáis a este rincón, gracias. A todos los que compartís un pedazo de tiempo vestido de letras, gracias.
A todos aquellos que aún creen firmemente que la palabra es un alimento para el alma ¡¡gracias!!

"Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio"
Federico García Lorca
"Lo admirable es que el hombre siga luchando y creando belleza en medio de un mundo bárbaro y hostil."
Ernesto Sábato
"La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes."
John Lennon
"Cuida tus pensamientos porque se volverán palabras. Cuida tus palabras porque se transformarán en actos. Cuida tus actos porque se harán costumbre. Cuida tus costumbres porque forjarán tu carácter. Cuida tu carácter porque formará tu destino y tu destino será tu vida..."
Gandhi.

MySpace Generators

Caminan conmigo

lunes, 28 de febrero de 2011

Esperaría







Esperaría. Esperaría una vida,
para volver a encontrarte.
Para poder escuchar
el susurro de tus labios al nombrarme,
para inventar mil caricias,
mil maneras distintas de amarte.

Esperaría por ti, esperaría,
para volver a entregarte
esta ternura vencida,
que me brota en el alma solo por recordarte,
que ilumina mis días
y acompaña mis pasos cuando se inclina la tarde.

Esperaría una vida, esperaría.
Para ser piel en tu boca
cuando se adormece el día
mientras tus labios me roban
el aliento, la cordura ¡el flujo de la vida!
y derrocan mi cuerpo, cóncavo y convexo,
en tu pasión prendida
deshojando el deseo, la humedad del beso,
despacio, lentamente, sin prisa,
exaltando cada palmo de mi ser
¡hasta sentir como se funden tu desnudez y la mía!

Esperaría por ti, esperaría.
Volvería a engendrar en mi pecho
el hermoso latido de una vida,
milimétricamente tuyo, mío, nuestro
en el embrujo de sentir como palpita.


Esperaría. Por volver a amarte así.
Esperaría.
Por contemplar en tus ojos
cada mirada mía,
por ver temblar en tu rostro
cada caricia,
por ser tuya nuevamente,
esperaría
lo que dura una vida y más
¡esperaría!

domingo, 27 de febrero de 2011

Hoy lloverá noche






Hoy lloverá noche
sobre los cristales de mis ojos cansados
y en un estremecimiento, estallará la tristeza,
quebrando la mirada en mil pedazos.

Y recordaré las sombras
que me han dejado el devenir de tus años,
las caricias inconclusas,
escondidas, entre las líneas de tus manos.

Y me beberé las lágrimas
que tu fría mirada aún no ha llorado,
vestida de orgullo, engalanada de rabia,
con el silencio sellado en la piel de tus labios.

Hoy lloverá llanto, hoy lloverá noche,
y la oscuridad será un plácido remanso,
donde apaciguar las heridas
desnudas de tiempo y desengaño.

Y me abrazaré a la almohada para no escuchar
el vacío de tus pasos,
el mutismo de tu ausencia,
el dolor amordazado
encadenado entre mis venas.

Hoy lloverá llanto
en mis ojos cansados
y lloverá noche
en mis labios amargos.

sábado, 26 de febrero de 2011

Insoportablemente tú







Insoportablemente tú. Insoportable.
Hundiendo tus latidos en mi pecho,
gritándole  memoria a mi desvelo
en esta quietud ingobernable
donde me exilias y me matas de silencio.

Insoportablemente tú.
Fuente de luz que abre de a poco todos mis cielos,
ciclón bravío con esa impronta que busca el beso,
lluvia de boca y de labio
que empapa mi piel por fuera y por dentro.

Irresistiblemente  tú.
Melodía en la palabra volando al viento,
acariciando en su balada todo mi cuerpo,
en este baile de sangre, letras y verbos
conjugando la ternura entre mis dedos.

Irremediablemente tú.
Estallas contra el reloj todo mi tiempo,
ladrón de miradas y de recuerdos,
bandido de la carne donde te espero
donde me pierdo,
donde te encuentro
siempre te encuentro…
irresistible, irremediablemente tú
deshojando cruelmente mi deseo.

No quiero ser la boca en otro beso,
ni quiero ser olvido en tu recuerdo.
Insoportablemente tú, señor y dueño,
¡desclávame de mi! ¡dame tu fuego!
libera esta condena de mi pecho
¡hazme tuya de una vez! ¡dame tu aliento!
¡si he de morir que sea, bebiendo tu veneno!

viernes, 25 de febrero de 2011

Antes de ti

http://wwwpoesiaytransiciones.blogspot.com/2011/02/ondulas-ondulaciones.html

  





Antes de ti
Se dislocaba la mirada en los vacíos,
recorriéndolos de a poco
buscando un soplo de aire, una pizca de brío,
una colcha de ternura
que enredase la caricia entre sus hilos.

Antes de ti,
era mi boca un inmenso mar de olvido,
donde los labios morían de sed,
queriendo ser beso donde nace el gemido,
queriendo ser lengua
en la humedad del abismo.

Antes de ti
era mi piel un desértico vestigio
un rescoldo de vida, una brasa escondida
a las afueras del camino,
tropezando con las piedras
apagándose de a poco
a la sombra del destino.

Antes de ti
yo era tan solo una parte de mi.
Desmenuzada y escueta,
desbaratada entre mis curvas y mis rectas,
unidireccional, dogmática, simétrica..

Tú me hiciste estallar en mil pedazos
como estalla en primavera alguna flor,
salpicando de belleza cada páramo,
cada pétalo desnudo bajo el sol.

Me mostraste que la luna no es un astro
es un trozo de papel donde volar,
que los mares son charquitos con un mapa,
que entre  barcos de palabras aún podemos navegar.

Me enseñaste el sabor de la locura,
el delirio de estar cuerda, la grandeza de soñar
y sentir como la tierra, aferrada entre mis manos
se detiene, en el punto exacto, hasta dejar de girar.

Aprendí, a ser piel entre tus dedos,
a fundirme con tu cuerpo de cristal
y ser líquida ternura derramada en la caricia
como espuma rociada sobre el mar.

Aprendí a ser en ti
vocal redonda y generosa,
verbo profundo y conjugado,
letra de pétalo y de rosa
que va latiendo versos, aquí, en el costado.

Antes de ti, poesía,
yo era un susurro extraviado
que aprende ahora a ser caricia
en este encuentro de palabra y sentimiento desbordado.

Manías.

Hoy me gustaría hablaros sobre  el uso que se le da al término “manías”. Esas que todos sabemos tener y que en realidad se supone que tenemos  aunque no siempre (supuestamente)  admitamos tenerlas.
Según el diccionario de la R.A.E y en su acepción más próxima al tema que nos ocupa, la definición de manía es:
“Costumbre extravagante o poco corriente o preocupación injustificada por algo”
Bien. ¿Estáis de acuerdo con esto?? Yo no. No estoy de acuerdo en absoluto.
Cuando somos pequeños, vamos adquiriendo hábitos que se dan o que nos enseñan en nuestro entorno más cercano y según vamos creciendo, estos hábitos adquiridos se pueden mantener o pueden ser modificados por nuevos aprendizajes o simplemente por iniciativa propia, es decir… según vamos creciendo, vamos decidiendo lo que queremos y lo que no queremos. Aprendemos a deshojar y a delimitar “qué, cómo y cuándo” ¿no es cierto?
¿Por qué hay que definir cómo manía un acto que se realiza por iniciativa propia y de una forma totalmente premeditada?
Según esto, entiendo que saber lo que uno quiere, cómo lo quiere y cuando lo quiere es ser maniático ¿no?
Os pongo un ejemplo un poco tonto. Yo tomo mucho café (quizá demasiado o no, creo que no…). El caso es que tomo café con leche y me gusta tomarlo con leche fría. Siempre. Me da igual si está lloviendo, tronando o caen copitos de nieve sobre el capó del coche que está aparcado enfrente de mi ventana. Me gusta así…¿soy maniática y extravagante por eso?? Noooo. Y sin embargo, entrar en pleno mes de Enero a una cafetería y pedirme un café es complicado… a veces me miran como si fuese una extraterrestre o algo parecido. Algunos me preguntan dos o tres veces por si han oído mal y en otras ocasiones, no sé si por costumbre, falta de interés o de capacidad auditiva, me sirven la leche caliente y no os imagináis lo mal que me sienta eso…
Supongo que puedo enumeraros un sinfín de detalles sobre cómo me gustan y como no, ciertas cosas cotidianas. Sería una larga lista de esas supuestas “manías” que para mí, en realidad, no son otra cosas que aprendizajes formateados según mi propio criterio.  
En fin, cómo siempre os digo (será otra de mis manías) no os olvidéis de sonreír.

jueves, 24 de febrero de 2011

Hablo de amor






Hablo de amor y te nombro
y se me llena la boca de ti,
mientras mis labios dibujan aquel cielo
que nos vio, por vez primera, sonreír.

Hablo de amor en cada gesto,
en cada palabra que aún está por decir,
en ese leve parpadeo en que te encuentro,
hablo de amor mientras estoy pensando en ti.

Y no es amor lo que trasciende entre mis venas
hasta alcanzar un corazón donde latir,
es solo sangre que acaricia mis arterias
derramando en mis rincones su elixir.

No es amor esta pasión que se descuelga
en cada tramo de mi carne y de mi piel,
es solo fuego que a tus ojos me encadena,
por querer sentirte dentro de mí ser.

Pero hablo de amor hasta en mis horas usadas,
desgasto los sueños que llevan tu olor.
Acaricio las noches desde el rincón de tu almohada,
y me abrazo a tu verbo hasta que despierta el sol.

Hablo de amor y no te he amado todavía,
es el embrujo de poder sentirte así,
mientras se inclinan en mis manos melodías
de ese viento calmado que me llevó hasta ti.

Hablo de amor sabiendo que te pierdo,
sabiendo que no existes, que no eres para mi
y aún así te quedas cosido en mi pecho
en cada pequeño latido que aún está por latir.

miércoles, 23 de febrero de 2011

Hay lugares









Hay lugares donde aún se confunden
la noche con el día, el día con la muerte
la muerte con la nada, la nada con la vida….
la vida…. con esa mirada inerte y vacía.

Lugares donde no crecen las flores,
porque la tierra está enferma y se muere,
vomitando la sangre de los hombres,
vomitando la carne que enterraron
en esas, sus guerras “nobles”.

Lugares donde no hay trigo, ni panes,
porque el sol que estalla tras las bombas
ya es suficiente para calmar el hambre
de esos cuerpos amputados en las sombras.

Lugares donde la tierra llora
como  lloran las madres en el devenir de las horas
 contemplando la masacre,
mientras la otra mitad del mundo duerme silenciosa.

Hay lugares, que parece que no importan.
No importa, que sean millares o millones
las almas desplazadas, con la vida rota,
parece que no importan y cambiamos de canal en los sillones
para seguir viendo nuestras pantallas rosas.

Hay lugares  donde las escuelas cierran,
porque la educación es otra,
es la cultura de la ignorancia y del hambre,
de la supervivencia sorda.

Hay lugares donde se escribe con sangre nuestra historia.

martes, 22 de febrero de 2011

Amor tatuado de olvidos




Hoy os quiero contar una historia. Una bella historia que no es de un amor tradicional, de los de antes, supuestamente “verdaderos y eternos”. No. Este no es un amor de pegamentos en un documento firmado, ni de anillos, es simplemente una historia de AMOR, mayúsculo, desgarrado, entregado, consentido, recibido, olvidado, recordado… siempre recordado. Perpetuidad de amor tatuado de olvidos.

Esta historia comienza en un pequeño pueblo, recogido entre montañas, con aromas de pinos y humedades frías en los tejados. El entorno era impresionante. La ubicación. El paisaje. Las calles y los edificios mostraban aún la esencia de un tiempo pasado. Mi presencia allí era casual. A última hora me habían asignado hacer un reportaje rutinario sobre el lugar, sus gentes, sus costumbres, su vida cotidiana. Allí vivía una extraña mujer cuyo nombre nadie supo decirme. Me llamó la atención su rostro, sus ojos, esos ojos…nunca olvidaré la expresión de su mirada. No tendría más de cuarenta o cuarenta y cinco años. Tenía una belleza calmada, sencilla, atípica, pero su mirada… esa mirada me conmocionó, me cautivó.
Cuando la vi estaba sentada en un banco cercano a un mirador. Desde allí se podía conquistar con la vista hasta las cimas más altas de las montañas. Me acerqué despacio, no quería asustarla.
-          ¿Puedo hacerle unas preguntas?
Ella alzó la mirada. En sus ojos había una nube de lágrimas, una tristeza del color del mar, de la inmensidad del océano. Con mucha suavidad me dijo:
-          Pregunte.
Yo, me quedé en silencio por unos instantes. De pronto ya no me importaba aquel lugar, ni sus gentes, ni mi reportaje. Solo quería saber por qué. ¿Por qué una mujer puede reflejar tal tristeza en unos ojos tan bellos pero  al mismo tiempo expresar una ternura infinita en su mirada?. ¿Por qué? Esa era la única pregunta que quería hacerle.
-          ¿Se encuentra bien? Es decir…. Yo…. No he podido evitar ver sus lágrimas y me preguntaba si se encuentra usted bien.
Ella me sonrió con dulzura. Apartó un instante la vista y como en un susurro, como si hablara consigo misma, muy quedamente me dijo:
-          Si, querida. Estoy bien. (Volvió a callar durante unos minutos y después mirándome de nuevo fijamente a los ojos me dijo:) ¿Sabe usted lo que es el amor?
Yo permanecí en silencio. No era una pregunta. Era el inicio de una historia, de su historia. Con la misma suavidad, casi en un susurro comenzó a hablar:

-          Digamos que él llegó hasta mí como un mensaje en una botella. Era una carta preciosa, llena de matices, que le daban un tono ocre-rojizo al paisaje que mostraba. Yo contesté aquella carta. Y empezó un intercambio de palabras, de cartas, provistas de prudentes credenciales al principio y que con el paso de los días, de los meses, se tornaban en verdaderas cartas sumergidas en torrentes de pasión, de vida, de momentos cautivos donde poder volar en libertad.

            Las palabras escritas, las suyas, las mías. Rasgaban el aire, acariciaban soledades, invadían rincones perdidos en el tiempo, penetraban en los poros de la piel más recónditos, hasta provocar el  primigenio y primitivo ardor del ser.

           Y le amé… más allá de la lógica de los sentidos, más allá del amor corpóreo, más allá de la inmensidad de los océanos, más allá de la luz que despoja de razón las madrugadas, más allá de mí, de él. Le amé.
De pronto, ella dejó de hablar. Yo contuve la respiración. Ahora en sus ojos había fuego, sus pupilas se habían dilatado y su mirada era una cascada de emociones. Intensa, penetrante, perturbadora.
-          Y…. ¿qué ocurrió? (Le pregunté yo con inquietante curiosidad)
-          Enloquecí… Le amé… tatué en mis entrañas su nombre y enloquecí. Ahora soy una loca condenada a la perpetuidad del olvido. Encadenada a la cordura de mi realidad. Pero sabe una cosa….a pesar de mi locura y su cordura o viceversa… a pesar de los estragos del tiempo desmedido…..a pesar de lo efímero de la vida en un silencio perpetuo… nadie podrá jamás arrebatarme la belleza de este amor.
De nuevo me sonrió con ternura, se levantó y se marchó.
Yo hice un reportaje mediocre y me marché de aquel lugar. Con el tiempo olvidé el reportaje, el nombre del pueblo, pero jamás pude olvidar el amor, la ternura y la tristeza que esa mujer llevaba tatuada en su mirada, en su cuerpo, en su alma.
Fin J

lunes, 21 de febrero de 2011

¡Qué tristemente triste!



¡Qué tristemente triste te despides!
Con esa lejanía tan cercana,
con esa gran distancia, todo  tú, distancia,
afilando perlas de cristal en la mirada.

En la mirada mía depositas,
crisálidas pequeñas de agua y luna,
arrecifes de coral bajo las olas,
que recogen en su llanto las espumas.

¡Qué tristemente triste me deshojas!
Ebria de oscuridad, tiempo sin horas,
en esta noche descalza que te nombra
mientras voy sembrando de ti, toda tu sombra.

Toda tu sombra y tú, sois ya mi sombra,
somos sin ser la espina con la rosa,
rescoldos de una luz blanca y redonda,
que ayer moría en ti, de mi,
moría en mi, de ti,
con un nosotros en la boca.

En algún lugar quedaron los insomnes,
los pétalos de labios que lanzamos,
la eterna caricia, la ternura urgente,
los gemidos y el latir desenfrenado.

En algún lugar, cercano a un camposanto,
el viento y la hojarasca se han tendido
cubriéndose de escarcha tras un manto
de este gélido invierno, pálido y frío.

En algún lugar incierto del camino,
se tornó la palabra, desatino,
y ahora tristemente triste está el delirio,
de no poder nombrarte y que me nombres
simplemente amiga, dulcemente amigo.

Qué bello fue saberte en este aire,
qué bello conocer de tus designios,
qué bello fue inclinarse cada tarde
a ver caer tus ojos en los míos.

Qué bello fue arrancarte los recuerdos,
compartir el mapa del olvido,
renombrar estrellas en el cielo
y contar gotas de lluvia sobre el vidrio.

Un roto ha descosido los latidos,
dejó la costra abierta sobre el pecho,
dejó los huecos llenos de vacíos
y los vacíos llenos de silencio.

¡Qué tristemente triste es el olvido
tan lleno de recuerdo y viceversa!
pero qué bello fue saberte en el delirio
de construir dos pasos en una misma huella.

domingo, 20 de febrero de 2011

No sé tú.



No sé a ti,
pero a mí me sucede
que me sorprende la mañana pensándote
y te veo caminando
con tu mano entre mis manos,
paseando lentamente por el parque,
contemplando el vuelo leve
de los cisnes del estanque,
la mirada  de algún niño sonriente,
que  hace pompas de jabón a cada instante.

No sé a ti,
pero a mí se me hace necesario,
compartirte mis pequeñas cosas,
mis notas en el calendario,
el tibio aroma de una rosa,
un poema de amor en mi diario,
la textura del jabón sobre la esponja,
las prisas del café cargado y frío,
lo cotidiano, lo más sencillo,
lo que de a poco va llenando
los espacios donde habito.

No sé  tú,
pero yo te siento
hasta en el aire que respiro,
en la piel hecha caricia,
en la desnudez del viento,
en esa tierna sonrisa
que a veces nace en el espejo,
que me devuelve la ironía,
de saber que tú  no estás
y aún así..te llevo dentro.

No sé tú, pero a veces,
yo quisiera detener el tiempo,
para encontrarme con  tus ojos
y sumergirme en sus desvelos,
para beber de ti
y aplacar esta sed con tu cuerpo,
para sentirte en mi,
renaciendo de a poco en cada beso,
y quedarnos así,
acurrucados en un pedacito del cielo.

sábado, 19 de febrero de 2011

Stylish blogger award



Hace ya varias semanas, recibí un premio por parte de una compañera de letras y de blog, Marikosan, lo cual agradecí enormemente, pero  no sabia muy bien "qué hacer" con ese premio, ya que ni si quiera conocía su existencia.
Hace apenas unos días, mi querida amiga Mayra, volvió a hacerme entrega de dicho premio. Yo seguía sin saber qué hacer con él... soy un desastre ¡¡lo admito!!! jajajaja Pero ella, amable y pacientemente, me indicó las pautas para poder compartirlo con vosotros.
Creo que mi mayor premio es poder sentir vuestra presencia en mi pequeño rincón cada día.
Dicen, que hay que contar siete secretos y entregar el premio a quince blogs.
Mis secretos:
1.- No me gusta contar secretos.
2.- No se querer a medias.
3.- No soy rencorosa, pero no olvido una traición.
4.- Mi honestidad me ha traído más de un problema
5.- Soy una llorona. Lloro intensamente, amo intensamente, siento el dolor intensamente...
6.- Disfruto con las cosas pequeñas, sencillas y simples.
7.- Poder escribir... es una de las cosas más hermosas que me ha ocurrido en la vida


Los quince blogs a los que quiero mencionar y premiar (no están todos los que son):

Maria                     http://appasionata-versos.blogspot.com/
Suso                       http://horizontedormido.blogspot.com/
Gonzalo y María     http://conlapoesiaenlaboca.blogspot.com/
Rafael                     http://lamemoriadetuolvido.blogspot.com/
Jorge                      http://cuadernodebolsillo.blogspot.com/
Humberto               http://humbertodib.blogspot.com/
Clara                      http://laotramitadelcielo.blogspot.com/
Grettel                    http://cronicascolectivas.blogspot.com/
Ruben                     http://gatoconbotastelacuenta.blogspot.com/
Sonia                      http://mil-pedazos-mas.blogspot.com/
Alondra                  http://susurrametunombre.blogspot.com/
Antonio                  http://alpiedemisilencio.blogspot.com/
Rose                      http://wwwpoesiaytransiciones.blogspot.com/
Firenze                   http://dejamequetecuente68.blogspot.com/
Bie                         http://bie-alascontintadeluz.blogspot.com/


Como decía, no están todos los que son....  Gracias por acompañarme en este viaje de letras y sentimiento.
Os dejo un abrazo inmenso y como siempre os digo...¡no os olvidéis de sonreír!!

Ángela

Cortezas marchitas


Murmuran las aguas del río (en mis manos vencidas)
siguiendo su curso en esta oscuridad.
Me susurran, cual leve gemido,
que entre luz y sombra, en mí siempre estás.

Inquietas, me cuentan historias, (conjugan tu verbo)
de gotas de lluvia que quieren ser mar.
Sirenas, nadando en tu cuerpo,
bebiendo en tus labios de luna y de sal.

Murmuran las hojas caídas (desnudas, vestidas)
en aquel otoño que no volverá.
Susurran, envueltas de brisa,
y a lomos del viento, se dejan llevar.

Te miran, desde este silencio (de ceniza y  fuego)
donde nunca estás.
Te olvidan, como se olvida un latido (¿cómo se olvida?)
tatuado en el pecho a cada palpitar.

Cortezas de un árbol marchito
bebiendo certezas, (sangre entre mis venas)
¡raíces sesgadas que no crecerán!

Murmuran mis manos vencidas,
conjugando verbos que no volverán.
Desnuda de otoño y deseo, de ceniza y fuego,
sin sangre en las venas  aprende a olvidar.

viernes, 18 de febrero de 2011

Soñar (en ti)



Déjame soñar
que aún me deslizo suavemente entre tus dedos,
con el dulce palpitar
de tu boca siendo boca entre mis besos.

Déjame volar
en la luz infinita de tus versos,
en esas noches abiertas al cielo
mientras una lluvia de estrellas
se acomoda en la tibieza de mi pecho.

Déjame rozar
la ternura hecha caricia en el encuentro,
mientras se hablan nuestras manos
en el lenguaje sempiterno del deseo.

Déjame tomar
de tu carne la pasión, el brío ¡el fuego!
comulgar con el amor, fundir la piel,
desnudando la avidez de un cuerpo a cuerpo.

Déjame soñar (en ti)
rozarte (a ti)
tomarte (a ti)
mientras extiendo mis alas de viento
y me entrego a este hermoso sentimiento.

jueves, 17 de febrero de 2011

Te vuelves invierno



Te vuelves invierno entre mis manos,
con el frío apostado en mi tristeza gris.
Invierno de gélidos reclamos
donde ese fuego de antaño, nos vió morir.

Mis ojos no alcanzaban a mirarte
y en las grietas del camino
te perdiste y me perdí.

Mis labios, dos gotas de mar salvaje,
naufragando en el aliento
de los besos que no di.

Te vuelves invierno en el silencio
y las calles rotas ahora aprenden a gemir.
Invierno, cosido en la piel de mi pecho,
donde un único latido
aún va queriendo latir.

Mi cuerpo, enraizado en tu recuerdo,
se niega a desnudar el tiempo
que aún le resta por vivir.

Mis dedos, aferrados en el viento,
aún dibujan los senderos
que contigo compartí.

Te vuelves invierno álgido y ciego,
espina de hielo que se  clava en mí.
Invierno de oscuros lamentos
transitandome dentro, bramando por salir.

miércoles, 16 de febrero de 2011

¡Así te estoy queriendo!







Como una suave llovizna de tu boca en mi pelo,
de tu boca en mi boca ¡de tu boca en mi cuerpo!
así te quiero amor ¡así te quiero!


Sin vestigios de duda. Amanecido y entero.
Con la tibia caricia, tiritando,
sobre el embrujo del fuego.


Y en tus manos mi mundo
y en mi mundo tu pecho
y en tu pecho, el latido,
donde tiembla el desvelo.


Así te quiero, amor ¡ así te quiero!
Apoyado en mi vientre,
atardeciendo en mi beso,
desclavando de mi carne
la impronta del deseo.


Y en mi piel torneada
con los colores del fuego,
tu mirada labrando
los destellos del tiempo.


Te quiero entre mis alas,
volando el mismo cielo,
en la líquida ternura
de ser tuya en el encuentro.


Te quiero en el exilio,
te quiero tierra adentro,
te quiero entre los mares
gimiendo contra el viento.


Te quiero amor, te quiero
¡así te estoy queriendo!

martes, 15 de febrero de 2011

Poema de amor




Autores: Fran y Cynthia

Poema de amor

Disputaban tu labio y el mio, por conseguir ser beso
discurrían como el agua sobre el fuego
la sed sin causa, doblegada y vencida.
Combatían tus ojos y los míos
por la claridad desenfocada del reflejo
tú, me desnudabas de azabache noche los iris,
de canela esencia cristalizada, yo..
perfumaba lánguido el sueño de tu mirada.


Y me veo inmersa , contraída de insomnio,
te siento...toco tu cuerpo, respiras mi aliento,
me refugio en Ti, sencilla , extranjera ,liviana...
en el palacio crepuscular de tu mirada.
Arde en Mi la llama ,serena, estancada y calma,
sobre el imperio leve de tu piel,
sobre la noche de tu iris lampo,
explorador ,relámpago detenido...
en el bermejo cielo ,de mis parpados rendidos.
Coronas mi vientre,con éxtasis, con sed
y cincelas palabras,en mi geografía
con sosegada locura , con desbordante ambrosía
donde mis brazos rindo, infatigables, perdidos
entregándome a la forma indescifrable,
y a la oquedad de un mundo ,de vértigo y abismos.


Yo quise nacer de tu boca,
igual que el rayo en la tormenta,
de fulgores ciegos e intensos,
iluminar el mundo que tu piel abarca
en su desnuda y cálida, palidez blanca.
Quiero donde el beso nace, hallar el instante
de nuestras bocas creciendo implacables
como el hambriento veneno en las venas,
o la sutil herida, entre la vida y la muerte .
Te amo, como las espinas a la rosa
defendiendo su efímera belleza
de fragancias que no conocen dueño,
pero que a mis labios, embriagan dulcemente


Y recuestas tus labios ,en la palma de mi mano,
como los destellos carceleros de la luna
bebiendo mendigo de mi piel desnuda,
e ingrávido por los limites de mi cordura,
Vistes intacto ,de militantes resplandores,
y alargas tu mano ,derrumbando mi cintura
tejes y destejes tu beso entrelazado,
impaciente entre las sombras
y amarrando tu secreto a mi figura...
desvistes tu alma en la pálida penumbra .
persiste tu voz, tiemblas con canto inexplicable ,
fértil, febril, en un bélico instante, de árida locura
en la que posas sobre Mi , tus versos, tu ternura
besándome con tu níveo reflejo, y aun …
en la noctambula profundidad adormecida
te escucho callar, un sueño de sentidos,
donde la noche me vuelve día
y tu aliento, en un grito de agonía


No quieras amor mio, curarme de esta locura
tan sanamente alojada sobre mi pecho,
no pretenda tu boca, de besos callarme
teniendo las manos.. hasta tu piel, desnudas
y la noche completa, cargada en suspiros,
culminada de poemas con tu nombre.
Prométeme tu vientre
para en él escribir, el fértil testamento
de todas nuestras albas despeinadas
prométeme amor mio la sonrisa
y de tus negros ojos, mi reflejo
que yo, te ofreceré el amor que no existe
Ese... tan necesario y nuestro



Autores: Fran y Cynthia
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...