A todos los que os asomáis a este rincón, gracias. A todos los que compartís un pedazo de tiempo vestido de letras, gracias.
A todos aquellos que aún creen firmemente que la palabra es un alimento para el alma ¡¡gracias!!

"Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio"
Federico García Lorca
"Lo admirable es que el hombre siga luchando y creando belleza en medio de un mundo bárbaro y hostil."
Ernesto Sábato
"La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes."
John Lennon
"Cuida tus pensamientos porque se volverán palabras. Cuida tus palabras porque se transformarán en actos. Cuida tus actos porque se harán costumbre. Cuida tus costumbres porque forjarán tu carácter. Cuida tu carácter porque formará tu destino y tu destino será tu vida..."
Gandhi.

MySpace Generators

Caminan conmigo

jueves, 29 de septiembre de 2011

Ayer te vi




Ayer te vi.
Tu boca caminó sobre mi piel,
tu lengua fue humedad sobre mi sed,
tu cuerpo…bravío, enardecido,
generoso y encendido, templo bendito
bendito templo ¡arquitectura del placer!

Ayer te vi. Y te sentí.
Surcando las laderas de mi espalda,
rizando con tus dedos
la redondez de mis nalgas
enredándote en mi cuerpo,
en el cóncavo y convexo,
de una hermosa batalla.

Ayer te vi. Y te sentí. Dentro de mí..
Y te hice mío con un hambre despiadada,
quise saberte y contener todas tus albas,
ser en tu carne la lujuria descarnada,
¡morir en ti! y renacer entre tus sábanas.

Dentro de mí. Ayer te vi y ¡te sentí!
Fuiste volcán rozando lunas embriagadas,
un estallido de dos bocas que naufragan
sobre el aroma trasnochado
del deseo y de la escarcha.
Sentí tu sexo cabalgando en mis entrañas
con la caricia estremecida y desbocada,
y fuiste mío… ¡solo mío!
fuiste en mi piel la desnudez
¡de una hermosa madrugada!

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Miércoles, 28 de septiembre, 2011




Hoy de nuevo, la lluvia se ha hecho presa de mis ojos al pensarte. Hoy de nuevo no pude evitar llorarte. He sentido como se me arrugaba el alma hasta hacerse pequeñita y quedar hecha jirones en un rincón de mi misma.  He pintado de líquida tristeza las paredes donde encerré tu ausencia, tus mentiras, tus idas y venidas, tus puñales clavados sin piedad en mi entraña partida.

Hoy, por un instante, he vuelto a sentirme vencida. Nunca comprendí el por qué… por qué te marchaste con la mochila vacía de sueños, de puentes y de sonrisas. Por qué construiste catedrales de rabia contenida. Por qué te olvidaste de ti… de mi… de todo aquello que alguna vez vio la luz de tu sonrisa.  Tú que fuiste mi luz, la arquitectura de mi vida, tú, que nunca dejaste de ser aquella niña…

Tuve que aprender a masticar las costras de mis heridas. Aprender a contener los huracanes, los vendavales de dolor, clavados entre mis manos vacías. Aprender a quererte en el miedo de la muerte, en el silencio de la vida cuando esta se retuerce y se enreda en una corona de espinas…

Hoy de nuevo se han abierto los candados del baúl donde tu habitas. Ese lugar hermético,  inhóspito y cerrado donde te guardé aquel día…para no pensarte, para no llorarte, para no gritar con la garganta vacía… para poder seguir viviendo sin vivirte, sin saberte viva entre mis días. Para poder alzar la vista, mirar al frente y romper esas cadenas que me hundían…

Pero hoy…durante un instante, durante apenas un instante que se me ha llenado de tiempo… hoy, por unos momentos, he necesitado dejarme vencer,  dejarme caer en este llanto silencioso que me nace y me muere sempiterno.. que me nace y me mata de a poco, aquí, de piel para dentro…

Nos perdimos...



Nos perdimos. Sin apenas darnos cuenta, nos perdimos tantas cosas… compartir nuestros temores en brazos de la palabra, enredar nuestras miradas en el beso de una lágrima, dibujar una caricia ante un rotundo fracaso, izar banderas de risas en los momentos callados...

Nos perdimos… construimos nuestros mundos paralelos, simultáneos. Caminando, yo en el mío, tú en el tuyo, cada uno por su lado bajo un techo derruido, un mismo techo quebrado.

Nos perdimos en las horas, en los días, en los años…  en la tenue oscuridad de un hogar hecho pedazos. De un puzle lleno de huecos ¡¡cuántas piezas nos faltaron!!

Fuimos la luz y la sombra, el delirio apasionado, la cara y la cruz de una rosa, que marchitó entre mis labios. Fuimos tanto ¡tanto tiempo! Tanto tiempo siendo un todo… que aún no sé… dime tú ¿dónde? dime ¿ dónde nos hemos quedado?

Se nos fueron las caricias, el atardecer calmado, el saber pintar un sueño sin el pincel del pasado. Se nos apagó la noche sin una lluvia de abrazos, sin una boca o un beso o el breve roce de un labio. Se nos perdieron las ganas de sabernos, de encontrarnos, de descubrir mariposas aleteando en los párpados. Se nos escapó en la brisa la dulzura de un “te amo”…

Nos perdimos… y en la líquida tristeza de los días, de los años…se nos olvidó ser verbo, ser ternura entre las manos, se nos olvidó escuchar las miradas y los labios, se nos olvidó volar…para volver a encontrarnos.

martes, 27 de septiembre de 2011

Cuando tú me dices ven...




Cuando tú me dices ven,
aletean mariposas en el aire (en mi aire)
y se desmayan las caricias
que hasta ayer eran de nadie
y hoy tan solo quieren ser
¡carne en tu carne!

Cuando tú me dices ven,
siento que arde
el deseo de ser  piel (en tu piel)
¡por un instante!
y se encienden llamaradas
como lavas y volcanes
arrasando con su fuego mis entrañas
¡pareciera que quisieran devorarme!

Cuando tú me dices ven…
te haces paisaje
que yo anhelo recorrer de parte a parte
(y desnudarte)
y acampar sobre el gemido de tu pecho,
(y desnudarme)
y moldearte en la firmeza de mis dedos,
recrearme en la textura de tu cuerpo..
y ser tuya (toda tuya)
y hacerte mío… (por completo)
mientras se inclina la tarde, celosa,
de ver mi boca en tu beso.

Cuando tú me dices ven…. yo…

domingo, 25 de septiembre de 2011

Mío




A veces me descubro pensándote,
cuando aún el día duerme y duermen los árboles
y no han despertado las nubes, ni los soles,
ni los bancos del parque, ni las farolas verdes
con sus verdes parajes...

Y te pienso dulce y te pienso mío,
acurrucado sobre mi pecho dormido,
componiendo melodías de piel
en la curva de mi espalda (y te pienso mío)
paseando desnudo en el estanque
y solo quiero abrazarte, alcanzarte,
para vestirme de ti,
para vestir de tu hermosa desnudez, toda mi carne.

A veces te pienso con la lluvia de la tarde (y te quiero mío)
empapándome de a poco con el silencio roto de las calles,
caminando entre esos paisajes rojizos de este otoño amable,
sosteniendo suavemente  una caricia,  una sola caricia (todo tú) entre mis labios suaves.

A veces te quiero sin pensarte. Con todas tus ausencias, con todos mis desastres. Con mi memoria tuerta y medio coja donde apenas cabe ya un recuerdo, una historia… apenas cabe ya, una vida pequeña salpicada de un millón de detalles…

A veces… te pienso mío.. te quiero mío… todo tú
¡para poder amarte!

Eras tú




"El amor es semejante a un árbol; se inclina por su propio peso, arraiga profundamente en todo nuestro ser y, a veces sigue verdeciendo en las ruinas de un corazón".
Autor: Victor Hugo


Eras tú. Lo supe en el instante en que te vi, masticando la tristeza con esa media sonrisa entre gris y naranja, haciendo pintadas en mitad de la nada. Anudando entre tus dedos la nostalgia de una vida vacía ¡tan llena de miradas!

Ibas tejiendo besos y llantos, silencios y cantos, recuerdos oxidados en algún rincón de algún tiempo que ya pasó… un tiempo que se olvidó de quedarse acurrucado en tu regazo.

Eras tú. Solitario, descamado. Tan lleno de luces y sombras. De cuevas y antorchas. De piedras, de olas. Un mar tempestuoso agitando sus brazos  en medio de las horas, de los días ¡de los años!

Ibas llorando la sequía de tus manos. De tus labios. De tus ojos cerrados con ese silencio roto y callado, desdibujando el devenir de tus pasos… esos pasos quietos, paralíticos, quebrados en su perpetuo estancamiento sobre la huella del pasado.

Eras tú. Aquel que no quiso volar en la piel de mis labios. Aquel,  al que quise acunar en la ternura de mis manos y un día se marchó para no sentirse atado. ¡¡Atado!! No entendiste nunca la libertad del amor, la libertad de esos lazos que se quedan de piel para dentro a fuego grabados, sin cadenas, sin promesas, sin contratos. Solo amor que se entrega cuando nace clamando. Solo amor….¡¡solo amor!! de ese amor que se queda aún cuando nos hemos marchado.

Eras tú. Me miraste en silencio, con los ojos cansados y un breve murmullo murió entre tus labios… “¿por qué? ¿por qué me marché si aún te seguía amando? ¿por qué no pude ver que eras tú la que pintaba mariposas de colores que aleteaban de ternura entre mis manos? “

Yo miré con tristeza el dolor de tus años, te dije adiós de nuevo y seguí caminando. Eras tú. Siempre supe que eras tú, ese amor que se queda ¡aún cuando ya no estamos!


"Los hombres piensan que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse."
Autor: Gabriel García Marquez

sábado, 24 de septiembre de 2011

Morir sobre tu piel




Te conocí.  Te sentí. Te amé…

Te conocí en el espacio ausente de las letras,
donde todo es etéreo cual sueño o quimera.
Donde el sol no se pone hasta que no te lo inventas
y las nubes son charquitos donde nadan las estrellas.

Un suave remolino de insignes mariposas
me alzaban cada noche con sus alas de papel.
Lucían tus poemas cual luciérnagas hermosas
salpicando de ternura cada pliegue de mi piel.

Te sentí en cada palabra. En el eco de tus versos
que latían alocados en la punta de un pincel.
Dibujaron arco iris cabalgando entre mis labios,
acercándose despacio para hacerme enloquecer.

Sentí tu voz  profunda. Tus ojos, tus aromas,
el dulce olor a tierra que llegaba hasta mi ser.
Miraba en tus pupilas, besaba con tu boca,
bebía de tu esencia hasta el amanecer.

Nadaba en las orillas, ardientes de tu cuerpo.
Lamía tus caricias ¡Quise morir sobre tu piel!
Amé tus manos bellas. Amé todas tus letras.
¡Amé cada segundo del reloj en la pared!

Ahora que te has ido la realidad me pesa,
las mariposas lloran mojando mi papel.
Las nubes solo llueven. El viento no me besa
y yo aún quiero morirme…
¡¡ Aún quiero morir sobre tu piel!!

viernes, 23 de septiembre de 2011

Un viejo clarinete




Un clarinete viejo cantaba junto al muro
esas viejas canciones que de niño aprendió.
Sus ojos se cayeron en algún lugar del mundo,
la noche de aquel día en que ella se marchó.

Buscó detrás del tiempo, en todos los relojes,
en todas las paredes de cada amanecer.
Buscaba entre las lilas el aroma de sus flores,
en todas las sonrisas ¡buscaba a esa mujer!

Buscó en cada cerilla, en cada servilleta,
esperando encontrarla detrás de algún “tal vez”
Buscaba en las orillas de las nubes preñadas
llorando en cada alba sus lágrimas de piel.

Un día, sin saberlo, sus ojos se callaron,
dejaron de ser ojos buscando a esa mujer.
Quedose entre las piedras de un malecón cansado,
escuchando a las sirenas hasta el amanecer.

Desde entonces entona esas viejas canciones,
acompaña a la lluvia y se deja querer.
Y un viejo clarinete le pinta los colores
que esos, sus ojos ciegos, ya no le dejan ver.

Jamás llegó a encontrarla,
jamás volvió a buscarla,
jamás volvió a nombrarla
¡su boca fue cruel!
Más no pasa un solo instante,
que quede sin pensarla,
sin añorar su carne ¡su cuerpo de mujer!

Jamás volvió a su casa,
su hogar  fue esa mirada,
esa mujer extraña que le enseñó a querer.
Ella se llevó sus ojos,
la luz de todas sus albas
y allí se quedó perdido
¡sin saber donde volver! 

jueves, 22 de septiembre de 2011

Tus ojos...




Tus ojos…
podrían ser dos cuevas fulgurantes y atrevidas
o ser gruta infinita escalando por mi orilla.
Podrían ser dos simas encriptándose en mi vida
o ser refugio y nido del devenir de los días.

Tus ojos…
podrían ser un mundo de universos paralelos,
escaleras con peldaños hacia el cielo y el infierno.
Podrían ser lagunas con sus veleros pequeños
nadando en obertura hacia mi boca y su beso.

Tus ojos, melodías, violines in crescendo,
la dulce sinfonía de un leve parpadeo
Tus ojos… vida mía ¡son como dos luceros!
¡son tierra, mar y aire! ¡un prado verde y bello!

Me tientan, me conmueven ¡me llevan mar adentro!
me besan, me contienen ¡me hieren con su fuego!
en ellos quiero hundirme... ser parte de tu pecho,
sumergirme entre tus aguas ¡naufragar en tu deseo!

Tus ojos me moldean, me desnudan, me hacen lecho
y tiemblo si se acercan y se enredan con mi aliento…
Tus ojos, vida mía, son el faro de mi puerto.
¡Mírame! ¡Dame la vida! que sin tus ojos ¡yo muero!



P.d: La imagen es de un joven actor español, Miguel Ángel Silvestre, dueño de una hermosa mirada... Lindo día para tod@s y mi cariño de siempre. :)

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Sueño




A veces sueño que juntos soñamos.
Que caminamos juntos cogidos de la mano,
mirando los paisajes que atardecen
y se posan suavemente en nuestros labios.

A veces sueño que sueñas a mi lado.

Que bebes de mi copa y me acunas
en la calidez de tus brazos
mientras llega el otoño a mecer con ternura
el vaivén de nuestros pasos.

Sueño que el amor existe, que el amor perdura.
Sueño que tu nombre me salva de toda mi cordura.
Sueño que ando sobre el viento cual breve gota de lluvia,
pintando sobre tus dedos los colores de la luna.

A veces sueño contigo, sin ti, si... pero contigo,
cuando me atrapa en sus redes
la sin razón y el delirio,
cuando me acecha el invierno
y anhelo sentir el cobijo
de esa tu boca amante, de ese tu pecho tibio,
de tu hermosa piel de tierra sembrando sobre mi piel, latidos.

A veces sueño… y te sueño
y siento que eres solo mío,
que el mundo es un jardín pequeño
que solo florece si tú estás conmigo.

A veces sueño que sueño…
y ya no quiero despertar
¡en este rincón vacío!
¡qué es un abismo si tú no estás!

domingo, 18 de septiembre de 2011

En esta hora



Es en esta hora, cuando despiertan en sus nidos las gaviotas y rezuma en el aire el olor callado de la lluvia nocturna sobre las calles donde aún lloran las farolas.

Es en esta hora, cuando las nubes se agolpan para contarme historias mientras dibujan tu rostro cansado sobre mi memoria…. mi cansada memoria.

Y te recuerdo de nuevo con esa mirada hermosa, esa sonrisa de niño cantando travesuras en la boca. Te recuerdo tibio, en el silencio de las horas, sosteniendo entre tus manos madrugadas vestidas de azul, acariciándome la vida entre las sombras.

Es en esta hora, cuando surge de la nada la derrota, cuando me sabe la piel a ceniza y aún puedo sentir en el aire tu aroma.

Es en esta hora cuando más duele sentirme sola, rodeada de ti, de tus ayeres, de tantas quimeras rotas que se fueron quedando en la cuneta de una lágrima y su congoja…

Es en esta hora, cuando mi carne se hace líquida tristeza y lentamente, inevitablemente, ¡insoportablemente!…se deshoja.

Tu voz

Hoy te tuve entre mis labios
y en apenas un instante
 fuiste solo para mí.

Hoy pinté con tus colores
los pinceles de este otoño
que comienza a resurgir.

Hoy tu voz meció mi boca,
me acunaste en un susurro
¡florecí dentro de ti!

Hoy la noche se hizo ignota,
se hizo cómplice  en la sombra,
se hizo mar ¡ tormenta y ola!
navegando junto a mí.

Hoy me he visto en tu mirada
y despojada de cordura
¡he sido solo para ti!

Hoy…
el viento me ha nombrado
entre pétalos de vida,
remolinos de caricias
¡hoy he vuelto a sonreír!

sábado, 17 de septiembre de 2011

Solo eso



Quiero tomarte de entre las aguas claras,
de entre el aroma dulce del espliego,
de entre la breve lágrima de una mirada
que te contempla salvaje, rotundo y bello.

Quiero tomarte de entre las hojas,
hacerte dulce otoño  entre mis dedos,
pintarte de acuarela azul y roja
mientras la tarde se recuesta sobre el cielo.

Tomarte de entre el susurro de la lluvia,
que empapa con su ternura mis anhelos,
tomarte en  cada paisaje y su hermosura
haciendo de tus huellas mis senderos.

Quiero tomarte entre mis manos tibias
y hacerme desnudez sobre tu cuerpo,
tomarte de la nítida caricia
para hacer de tu piel.. ¡mi culto, mi oración, mi templo!

Quiero tomarte y ser en ti…
¡solo eso quiero!

jueves, 15 de septiembre de 2011

Diablo de luz



¡Tú! ¡Diablo de luz!
Que alumbras sin piedad todos mis ojos.
¡Tú! ¡De norte a sur!
Imperdible geografía de lo hermoso.

¡Estás aquí!
 Reconstruyes mis pedazos con tu todo.
¡Azul y gris!
 Eres lluvia, cielo, nube, tierra y lodo.

Estás en mi….
Me conmueves, me enterneces ¡me enamoras!
Estás aquí.
Recorriendo las agujas y sus horas.

Eres febril.
Delirante, apasionado ¡dulce loco!
Lates en mi.
En el hueco donde habitan los tesoros.

Y quiero llorar tus lágrimas, morder tu boca ¡beber tu savia!
Quiero ser el pecado de aquella Eva con su manzana.
Quiero tener un templo para adorarte al llegar el alba.
Quiero que seas el lecho donde mi cuerpo y mi piel ¡se embriagan!

Tú… diablo de luz que siembras con belleza mis entrañas…
Tú y esa quietud que envuelve de caricias ¡hasta el alma!

Instantes...



A veces caminamos sin mirar…miramos sin ver. Transitamos por el mundo con la mirada extraviada en lo que tal vez pudo ser… añoramos lo que perdimos, evocamos lo que no tuvimos, anhelamos lo que nunca llega y sin apenas darnos cuenta dejamos a un lado lo que nos rodea.

No quiero dejar a un lado más nada.. no quiero.

No quiero perderme un ápice de tu mirada…de mi mirada… de su mirada ¡No quiero!

No quiero esconder un llanto por miedo a convertirme en lágrima. Ni masticar la tristeza de la soledad del alma. No es débil quién llora y anda, quién mil veces cae y mil veces se levanta… no es débil quién siente miedos y aún con sus miedos ¡avanza!

No quiero ver solo el bosque.. quiero contemplar el árbol,  ser corteza, ser hoja, ser rama. Anidar con las gaviotas y volar entre sus alas.

Ponerme en pieles ajenas para no enjuiciar sus faltas.

No quiero vetar mi verbo, ni desdoblar la palabra. Quiero escucharte libre y libre… ¡hablar con el alma!

No quiero mil manos rotas, vacías, yermas ¡calladas!

Quiero manos abiertas llenas de paz y esperanza.

No quiero soñar que sueño, tan solo quiero vivir cada instante de vida que traiga en su mochila, el alba. 

lunes, 12 de septiembre de 2011

Si he de partir...



Si he de morir,
quiero que sea con la impronta de la vida,
mientras laten en mis venas las caricias
de ese otoño deshojado entre sonrisas.

Si he de partir que sea con el viento en la mirada,
cabalgando como yegua desbocada
sobre prados verdes ¡bajo lunas blancas!

Si he de marchar
quiero que sea con la hoguera perfumada
de aquellas pieles que aún se encienden con el alba
y con el alba mueren de amor entre las sábanas.

Si he de zarpar que sea entre las aguas de esos mares
que aún van luciendo las sirenas en sus trajes
contoneándose en un baile, entre algas y corales.

¡Quiero morir como viví!
con la mochila rebosando de ternura,
con la palabra bordeando la locura,
esa hermosa locura que me permite ¡sentir!

¡Quiero morir como viví!
un leve soplo de tristeza en la retina
pintando el aire con aromas de poesía
¡bellos paisajes donde soy lo que no fui!

Si he de partir…
quiero que sea entre los brazos de la brisa,
viendo en tus ojos el destello y la caricia…
esa caricia que enseñó a mi corazón
¡de nuevo a sonreír!

viernes, 9 de septiembre de 2011

Allí...

A la izquierda del cielo, donde se besan las nubes sus besos más tiernos, esos que llueven colores y bañan de vino la copa de un cedro, allí… allí me encontré contigo.
Allí.
Donde el viento calla en hermoso silencio y se beben las almas y se comen a besos, susurrando en el aire los murmullos del tiempo, desandando los pasos de aquellos amantes.. amantes eternos.
Allí estaban tus ojos, tu palabra ¡la belleza de tu verbo!. Allí estaba el origen… el origen del camino y el final de los senderos. Allí estaba la brújula sumergida en tus océanos, el faro dulce y perenne, perenne  y quieto con la madrugada entre sus brazos reescribiendo en un papel todos mis sueños.
Allí me encontré contigo. Emergiendo de los mares del anhelo. Sublimando atardeceres pintados de nítido fuego. Allí, en cada copo de nieve que bebía de mi boca enterrada entre cristales de un gélido invierno.
Allí..
Allí me encontré contigo, me encontré conmigo… allí permaneces intacto en la memoria de mis años, cobijando mis latidos en la líquida ternura de un abrazo…allí donde tú estás, está mi casa, mi nido mi hogar…. en el regazo de un te amo.

jueves, 8 de septiembre de 2011

Mientras dormía...



Estuve dormitando tanto tiempo….
exiliada en el naufragio de mi misma,
sin poder ¡sin saber beber del viento!
y despertar ¡despertar para volver a sentir vida!

Rugieron las entrañas de la tierra,
mi piel fue deshojándose en la herida,
se tornó la oscuridad cárcel perpetua
de quimeras, esperanzas y sonrisas.

Los pilares de mi mundo se quebraron,
desplomóse  ante  mis ojos la existencia,
y en mis manos se quedaron los pedazos
del escarnio con su líquida tristeza.

Hiberné en cada tramo de mi carne,
mastiqué sueños ajenos en mis fauces,
caminé como un sonámbulo
extraviado entre las calles,
subsistiendo por instinto el día a día.

Mientras dormía se encogieron las estrellas,
se hizo pequeño el corazón que me albergaba..
enmudecieron las mañanas contemplando la agonía
de verme muerta  ¡muerta en vida!
¡atrapada en los confines de la nada!

lunes, 5 de septiembre de 2011

Déjame robarte


Déjame robar tu última palabra,
tu  última caricia al despuntar el alba,
quiero sembrarla en mi vientre,
donde escribiste tus versos ¡tantas veces!
donde tantas veces reposó
la tristeza de tu alma.

Quiero reescribirte en un poema eterno
sobre la piel desnuda de mi espalda,
tatuar en mis ojos tu deseo,
tu pasión ¡la tormenta de todas tus miradas!

Quiero recordar uno a uno los caminos
que inventaron tus letras en mis sábanas,
hacer de mi cuerpo tu último destino,
aquí y ahora, sin volver la vista atrás cuando te vayas.

Déjame robarte tu último suspiro
entre la sombra y la luz de esta noche callada.
Quiero ser el silencio de todas tus vocales
y pronunciarte despacio cuando no estés..mañana.

Déjame robarte una última sonrisa
que borre de mis labios el sabor de una lágrima..
Quiero que te quedes, perenne entre mis días
¡No! ¡no te diré adiós mientras te marchas!

viernes, 2 de septiembre de 2011

Te me alejas




Te me alejas,
como del pecho “pá” dentro,
como del pecho “pá” fuera
se va alejando un suspiro… lento,
 un lamento ¡que clavadito se queda!

Te me alejas.
Con la caricia aún temblando
sobre tus manos de cera,
que se derriten al tacto
de mi piel… ¡cerilla y mecha!

Te me alejas. O tal vez ¿te alejo yo?
¿Por querer quererte tanto?
¿Por tanto querer quererte?
¿Te asusta arder en mi fuego?
¿Entre mis labios perderte?
¿Morder besos en mi boca?
¿beber miel sobre mi vientre?

¿Te asusta querer quererme?
¿desearme hasta el delirio?
¿sentir esa pequeña muerte
que nos mata y nos da brío,
nos hace lava, ceniza ardiente
¡volcán! ¡pasión !¡estallido!

Dime ¿por qué te alejas?
Si sé que sueñas conmigo,
sé que contemplas estrellas
cuando el cielo se ha dormido
mientras susurras mi nombre
y  sientes como galopan en tu pecho los latidos.

No te alejes vida mía,
quiero cabalgar contigo,
desnudar las madrugadas
beber la flor y el rocío
y en el despuntar del alba
quiero…¡solo quiero hacerte mío!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...