A todos los que os asomáis a este rincón, gracias. A todos los que compartís un pedazo de tiempo vestido de letras, gracias.
A todos aquellos que aún creen firmemente que la palabra es un alimento para el alma ¡¡gracias!!

"Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio"
Federico García Lorca
"Lo admirable es que el hombre siga luchando y creando belleza en medio de un mundo bárbaro y hostil."
Ernesto Sábato
"La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes."
John Lennon
"Cuida tus pensamientos porque se volverán palabras. Cuida tus palabras porque se transformarán en actos. Cuida tus actos porque se harán costumbre. Cuida tus costumbres porque forjarán tu carácter. Cuida tu carácter porque formará tu destino y tu destino será tu vida..."
Gandhi.

MySpace Generators

Caminan conmigo

sábado, 30 de junio de 2012

En algún momento





En algún momento, en algún lugar,

entenderás que el amor que te entrego

no tiene principio, no tiene final.

Que puedes respirarlo como el aire,

como el viento que se mece en libertad,

que es tuyo, porque nace para amarte,

en cada pedazo de vida que aún te queda por andar.



En algún momento, en algún lugar,

entenderás que el amor que te entrego,

no sabe de tiempo, no sabe de edad,

no sabe de heridas, no conoce maldad,

es tan solo un sentimiento que te quiere acariciar,

para que puedas sentir como late,

como te mece, como te envuelve ¡cómo te ayuda a volar!

Sentir como sostiene la tarde

cuando se apagan las luces del cielo crepuscular.

Sentir como rocía la noche con destellos de ternura

que te quieren arropar.



En algún momento, mi vida,

en algún lugar,

entenderás que el amor que te entrego,

no entiende de contratos, no se puede encarcelar,

no sabe de calendarios, solo quiere ser tu hogar.

Es tuyo, porque nace para amarte,

es tuyo, es mi más íntima verdad.

No me pidas que prometa lo imposible,

no me pidas que me olvide de soñar,

no me pidas que me amarre o que te olvide,

ya no quiero más extremos y mi alma ya no quiere

¡no quiere volver a llorar!

viernes, 29 de junio de 2012

Fueron




Fueron tus ojos nostalgias vivas

lamiendo lunas cerca del mar.

Tus manos fueron algas dormidas

meciendo estrellas al despertar.

Recuerdo el beso, el sabor del viento,

mi piel ceñida junto al cristal.

Tu cuerpo tierno mirando al cielo

junto a la orilla de arena y cal.

Te vi marchar con la piel herida,

repintando sombras en la oscuridad.

Tu mirada negra junto al parabrisas

lloró mi tristeza solo una vez más.

Recuerdo la lluvia cayendo deprisa

empapando silencios sobre la ciudad.

Recuerdo el adiós y esa media sonrisa

que nos dejó el verano sin mirar atrás.

miércoles, 27 de junio de 2012

Yo te invoco




Yo te invoco, palabra.

Yo te invoco,

en todo momento,

en todo silencio,

en toda forma, estado y raza,

en la estirpe de la entraña

en el linaje de las almas,

en la sangre derramada.

Si fueses tú…

si fuese tu nobleza proclamada,

dejaríamos de fabricar guerras

a punta de pistola y bala,

dejaríamos de asesinar la belleza

de esta tierra que se muere desangrada.

Si fueses tú,

embajadora del miedo,

traductora de las almas,

representante del tiempo

en un reloj de esferas blancas,

si fueses coronada reina

con tu voz suave y calmada,

hallaríamos la manera

de preservar lo que queda,

de alimentar las quimeras

y construir nuevamente,

un mundo,

que no se muera gritando

en el estruendo de la inconsciencia

que no se muera penando

en un silencio sordo de líquidas tristezas.

No fuimos amores




Lamía la noche tu cuerpo de nadie,

tu pecho desnudo contra mi colchón.

La luna encendida sobre los cristales

miraba tu boca dentro de mi voz.

No fuimos amores, solo fuimos amantes,

embriagando la carne con un mismo sabor.

No fuimos colores, solo fuimos el aire

respirándonos dentro de una misma pasión.

Silencio y gemidos, el verbo escondido,

tu fuego en mi espalda bañada en sudor.

No fuimos ladrones de vidas sin caries,

fuimos noche y deseo ¡sin rozar el corazón!

¿Sin rozar el corazón?

No puedes, no puedo. No quieres, no quiero.

aunque juntos silbamos la misma canción.

No quieres, no quiero. No puedes, no puedo

e inventamos palabras que silencien nuestra voz.

No fuimos amores, solo fuimos amantes,

de los que se quedan en la sangre,

se entregan de parte a parte

y luego pierden la razón…

martes, 26 de junio de 2012

Existe





Existe un mundo paralelo

que se burla ante el espejo,

que me mira sin pestañas

con sus ojos traicioneros,

de un color verde Morfeo,

con sus cristales pequeños,

con sus párpados abiertos,

con sus relojes sin tiempo,

con sus grandiosos desvelos,

sus despiadados recreos,

sus planes de soñar sueños,

sus delirios inconexos,

su andar altivo y despierto,

su, sus, su, sus… su voz susurrante de viento.



Existe…yo soy testigo,

yo he cruzado sus senderos,

he mordido sus latidos,

he volado con su vuelo

he mendigado su vino

¡y me emborraché de su verbo!

y ahora… ahora que anda escondido

y no aparece ante el espejo,

¡me ha dejado en el exilio!

¡vive fuera de mi cuerpo!

¡se ha llevado mis sentidos!

me ha expulsado a este destierro

donde no vivo ¡no vivo!

solo camino despierta

con la noche entre mis dedos

queriendo volver a ser ella

¡la mujer de aquel espejo!

domingo, 24 de junio de 2012

Intacto





Admito que a veces me pierdo,

me pierdo en los recovecos de la alfombra,

me pierdo y lentamente desciendo

entre los nudos callados de mis horas.



Hilos amarillentos,

que aún te sostienen en un pedazo de memoria,

deshilachada, entre las hebras del viento

de una vieja cuerda, desgastada y rota.



En ocasiones regresas

desde el más íntimo olvido

a pasear por los rincones de mis venas.

Regresas,

para hacerme recordar que no te has ido,

aunque yo te recitase en una esquela.

.

Tú estás allí.

Sin mí pero conmigo.

Inalterable, con tu áspera certeza.

Estás allí.

Ante mis ojos atrevidos,

inaccesible, revestido de belleza.



Permaneces intacto, inquietantemente cerca,

a pesar de lo lejano de tu ausencia.

Intacto. Como aquella primavera

que dejó su piel de abril sobre la mesa.



Nos dejó la vida en cueros.

Nos dejó la carne abierta,

nos dejó la piel ardiendo

y la boca encendida tras la hoguera.

Nos dejó desnudos,

con las manos llenas

de caricias en los huesos

y miradas cómplices y frescas.



El tiempo ha desahuciado las paredes,

oxidando la ternura que aún quedaba por llegar

y sé…

ya sé que nunca fuiste a los andenes

donde el tren silba despacio

y te perdiste tras la niebla que nos hizo tiritar.



A golpe de silencios y distancias,

desdibujé tu mirada para poder caminar

pero a veces…

a veces aún desciendo hasta tu entraña,

para sentir que me abrazas

para sentir que la vida ¡es algo más que respirar!

viernes, 22 de junio de 2012

Lágrima callada





Hoy no tengo cruz, ni tengo cara.

Hoy no tengo luz en mi morada.

Hoy la vida llora

en las espinas desclavadas

y un rosario disecado

se ha disfrazado de almohada.

Hoy no tengo norte en la mirada.

Hoy no tengo sur en la ventana.

No tengo ya verbos

ni pestañas en el alma

y no hay presa que contenga

esta tristeza desbordada…

Hoy no tengo voz, boca o palabra.

Hoy no tengo pie, huella o pisada.

Hoy tan solo tengo

esta herida desangrada

que no cesa de romperme

los costados y las ganas…

Hoy soy una lágrima callada.

jueves, 21 de junio de 2012

Llevo





En el fondo de un cajón, dentro del pecho,

llevo aromas de un otoño enamorado,

los colores de la luna gris y el cielo,

ese cielo que me embiste en el tejado.



Llevo impresa una caricia entre mis dedos

y tu nombre va filtrándose en mis labios,

como el agua, se desliza por mi cuello,

hasta hacerse piel (tú piel) entre mis manos.



Y la noche se hace cómplice del sueño

y te sostiene entre los hilos del ocaso

dónde vienes, siempre vienes a ser beso,

donde vuelves, siempre vuelves a mis brazos.



En el fondo de un cajón, dentro del pecho,

yo preservo la ternura que aún te guardo,

la mirada que se enreda en tus cabellos

y que enciende el horizonte más lejano.



Llevo dentro de la piel cada silencio,

llevo tu voz como un sonido tatuado,

llevo tus ojos en mis lágrimas de invierno

¡te llevo dentro! ¡dentro de mí! ¡en cada tramo!



Y no puedo respirar cuando estás lejos

y las flores no sonríen a mi paso,

y mis labios ya no quieren otros besos que ese beso,

de tu boca, con aromas ¡de un otoño enamorado!

miércoles, 20 de junio de 2012

Eco




Tengo la mala costumbre

de amar despacio,

de amar sin velos,

de amar sin redes

e ir mar adentro.

De abrir el alma,

la piel sin vetos,

de abrir la carne,

¡hasta los huesos!



Tengo la mala costumbre,

de ser guerrera

en el cuerpo a cuerpo,

de ser la boca

que pide el beso,

de ser la hembra,

de ser deseo,

¡de ser delirio!

¡cuando me entrego!



No sé construir corazas.

No sé mentirle al espejo.

No sé callarme las lágrimas.

No sé vivir en silencio.



Tengo la mala costumbre

de vivir piel para dentro,

de pasear por las nubes

y hacer charcos en el viento,

de volar con las gaviotas

y hacer un nido de abetos,

de escuchar las caracolas

mientras despiertan los sueños.





Tengo la mala costumbre

de decirte lo que pienso.

De mirarte para verte.

De acurrucarte en mi pecho.

De querer mirar la noche

en la curva de tu cuello

y dibujar en tu espalda

un abanico de besos.



No sé jugar con el verbo,

no sé exiliar sentimientos,

no sé fingir, no ¡no sé!

¡y ya no quiero aprenderlo!



Tengo la mala costumbre

de coserme a los recuerdos,

de no borrar la pizarra,

de desandar en el tiempo,

de llorar las mismas lágrimas

del mismo dolor añejo,

de beberme la nostalgia

que se derrama en mi pecho.



No sé donde van mis pasos

¡no sé detener el tiempo!

solo sé que hay un abismo

en este corazón desecho

y tengo la mala costumbre

de dejar los flecos sueltos,

de asomarme a los rincones

con la mirada del ciego

que ve luces de colores

donde todo pinta negro

donde ya no quedan voces

solo el sonido del eco…

martes, 19 de junio de 2012

A vos




A vos

que dibujasteis mariposas en la arena

y a manos llenas descifrasteis el color

de amaneceres sobre el pico de una estrella

con un beso en la mirada y los párpados en flor.



A vos,

que recitais en mis silencios un poema

y sois silencio en el arrullo de mi voz

y me abrazais de invierno en esta primavera

y me empapais de intensa lluvia a pleno sol.



A vos,

que desgastais el verbo a verbo hasta la médula

para cubrirlo por entero de ese amor

que se alimenta de la sangre hecha de letras

y recompone fibra a fibra un corazón.



Y es que vos sois, una vacuna a la tristeza,

una longeva melodía a media voz.

Una caricia que se muestra siempre tierna

y que cubre con sus ojos los estigmas del reloj.



Sois la palabra sostenida en una cuerda

que balancea entre sus dedos la razón.

Sois el delirio que se muestra en la tormenta

y sois la calma que sustenta un corazón.



A vos os cedo la ternura que me acecha.

A vos os dono los paisajes de mi voz.

A vos os nombro en mi castillo, la princesa,

a vos ¡poesía! ¡quiero entregaros mi amor!

lunes, 18 de junio de 2012

Vigía





He sido la vigía de tu nombre,

de tu voz bordeando mi garganta,

resbalando en el rocío de las flores

y bebiendo de tu cuello la mañana.



Esperé de tu boca los colores

dibujando los caminos de mi espalda.

Arco iris tiritando entre dos soles

deslumbrando de ternura la mirada.



En tu cuerpo he sido fuego, piel y llama,

un volcán sobre tu carne apasionada,

y en tu vientre me hice sombra con la luna en la ventana

hasta ver llorar de amor, la madrugada.



Pero el tiempo fue forjando una muralla,

lapidando en el silencio la palabra.

Fue robándonos el verbo ¡fue robándonos las ganas!

y ha pintando de dolor cada batalla.



Y es que ahora la caricia ya no alcanza,

a secar el llanto amargo de las sábanas

y la niebla se hace cuerpo y la herida se hace llaga

y no podemos respirar de nuevo al alba.



Yo que he sido la vigia de tu nombre

y en tu vientre vi llorar la madrugada,

ahora vivo en el silencio de la noche

con el verbo desterrado y una lágrima clavada en la garganta.

domingo, 17 de junio de 2012

Ella





Ella alzaba sus ojos, como cada día,

sintiendo que el mundo se la iba a tragar.

En su pelo cano, el tiempo dormía

y en sus ojos grises, se batia el mar.



Era un sitio extraño, con gente sin prisa,

las paredes blancas junto al ventanal.

Hombres difrazados con sus batas lisas

y ella, aún tan niña, encerrada detrás.



Su memoría rota, su frente gastada

la dejaron sola donde no hay hogar.

Se perdió en sus años, vestida de gasa,

la joven eterna detrás del cristal.



Sus hijos la miran con suave tristeza,

saben que aunque es ella, ella ya no está.

Se perdió en la niebla, terrible y espesa,

se abrazó al olvido de su enfermedad.



Ella vive quieta y aún sueña despierta,

que algún día el viento la enseña a volar.

Aunque a veces llora, cuando se recuerda,

y sabe que no es cierto, sabe que no está.

sábado, 16 de junio de 2012

Ausencia





A veces busco la oscuridad exacta,

el minuto justo donde sostenerte.

La arista perfecta, la perfecta palabra

que defina tu ausencia en la multitud de la gente.



Es como un remolino sinuoso de aguas,

un agujero negro en mitad de las lentes,

una estrella fugaz que deslumbra la nada,

una estatua de sal con un beso en la frente.



Tu ausencia es esparto arañando mi alma,

curvando las rectas del paso ya inerte.

Desteñido cristal en el despuntar de las albas

que todo lo oscurece ¡todo lo oscurece!



Es una arteria rota que en soledad se desangra

y va llorando en mis venas tus lágrimas ausentes.

Es un reloj sin horas colgado en mis mañanas

donde mi boca te nombra mordiendo las paredes.



Tu ausencia me vacía de verbos y palabras

y olvido que me olvidas, olvido que te marchas

en este invierno gélido que habita en mis entrañas

tan llenas de memoria ¡de ti sobre mis sábanas!



Te fuiste sin amarme sabiendo que me amabas.

Yo dejé que te fueras ¡te desterré de mi alma!

y ahora vivo en el exilio de tu mirada callada

y aún te escucho en el silencio de una silenciosa lágrima.



Tu ausencia es una herida abierta entre mis alas

que me descose la vida y me encarcela la mirada.

Tu ausensia es una espina clavada en la garganta

donde mi voz se suicida mientras mi boca ¡aún te llama!

viernes, 15 de junio de 2012

Elijo





Elijo quedarme conmigo.

Elijo quedarme en mi piel.

Elijo ser libre para ser deliro

dentro de mi cuerpo y allí enloquecer.

Elijo inventar mi camino,

soñarlo despierta y andarlo después.

Sembrar en mi mano los lirios

de esta primavera que llega en otoño para florecer.

Elijo llorar a mis anchas,

dormir sin pijama ¡quererme y querer!

Elijo desnudar el alma

con cada mirada en cada atardecer.

Elijo contar las estrellas,

beber de los ríos y hablar con un pez.

Reírme con todas mis “ellas”

esas que me habitan y escriben historias

aquí, bajo la piel.

Elijo viajar al exilio

donde la ternura puede envejecer.

Enfrentarme de cara a mis miedos,

y poder levantarme si vuelvo caer.

Elijo quitarme el sombrero

y lucir las arrugas que pintan mi piel.

Rozar con mis manos el viento

y escuchar los violines que habitan en él.



Elijo masticar el tiempo

y beberme de un sorbo lo bello de ser…

de ser simplemente un momento,

un soplo de aire ¡elijo ser lo que ves!

jueves, 14 de junio de 2012

Ciega





Yo que todo lo he sido en una gota de lluvia,

en un atardecer callado sobre el frío cristal,

mientras te acunaba en los confines de la luna

o en un pequeño nido donde poder reposar.



Yo que he sido tormenta en las noches de bruma,

un faro prendido en la oscuridad del mar.

Raiz en la tierra que la semilla surca,

agua en el desierto, tallo en el rosal.



Yo que fui la hojarasca en tus manos de tundra,

la corteza tallada en tu bosque de sal.

La mirada asombrada de esa caritura

que viajó hasta tus labios para hacerte soñar.



Yo ahora, me desando y me arranco la ternura,

desoígo las miradas que te quieren hallar,

no quiero las heridas y camino desnuda

sin esta piel que llueve sobre tus manos de cal.



Recuerdo que fui tuya… fui tuya ¡qué locura!

si apenas era mía…¿cómo me pude entregar?

Recuerdo que fui sombra encarcelada a tus días,

robándole a la vida ¡aire para respirar!



Y ahora yo me alojo en esta melancolía

y me declaro insolvente ¡no tengo amor que dar!

No tengo ya sonrisas entre mis manos vacías

donde se mueren las horas,al son de ese tic-tac.



El tiempo me golpea en la pared desteñida,

donde ayer aún te buscaba ¡aún te quería encontrar!

¡qué ciega la palabra! ¡que ciega la pupila!

si nunca has exisistido ¿cómo te pude amar?

lunes, 11 de junio de 2012

Llanto





A veces me ocurre

que el llanto se acerca,

pronuncia mi nombre

y me quiere abrazar.

Siento como sube

lamiendo mis venas

entre los barrotes

de esta soledad.



Es cruel y fiero,

profundo y certero,

clavando su daga

en mitad del ojal.

A corazón abierto,

se encauza en mi pecho

y derrumba murallas

de forma brutal.




Cercena los párpados

que aún están abiertos,

con feroces lágrimas

¡que quieren llorar!

Suenan las campanas

detrás de mi espalda

donde la derrota

me quiere atrapar.



Es un viejo llanto,

de heridas calladas,

de muertes grotescas

aún por enterrar.

Es un llanto viejo

que vuelve y reclama

esa invicta tristeza

en mis ojos de mar.



Yo sé que me acecha

y bordea mi sombra

y mastica la tierra

que debo pisar.

Y a veces emerge

y cruel se me acerca

y destripa mi alma

¡en su afilado cristal!



Es un llanto triste

que ya viste canas

y que sabe herirme

en mi carne mortal.

Sabe desangrarme

hasta mi última lágrima,

y allí se despide

sabiendo que pronto ¡pronto volverá!

domingo, 10 de junio de 2012

Mi piel te nombra





Mi piel te nombra,

si, te nombra,

en esos rincones del alba

donde la luz aún no asoma

y los nidos se duermen callados

tras el cristal de tu aroma.

Te nombra,

deshabitada y sola,

secuestrando la caricia desolada,

esa insensata caricia que aún no logra

recoger los pedazos que te añoran

y te buscan en la curva de mi espalda.



Te nombra a su tiempo,

te nombra a deshoras

te nombra sin verbos

¡te nombra, te nombra!

¡sin un ápice de lógica!

irremediablemente

¡te nombra!

y al nombrarte,

susurra cada letra

y acaricia tus vocales,

esas vocales redondas

donde se pierde la tarde

y divaga entre tus piernas

y navega entre tus sombras

y naufraga en tus caderas

donde la lumbre ¡ya arde!



Mi piel escribe tu nombre

cuando despierta la aurora,

cuando aparece la noche

meciéndose entre las rocas.

Mi piel escribe tu nombre,

con esta pasión que aflora

que me muerde hasta los bordes

de mis más íntimas horas.



Ven a buscar tu nombre,

¡está tatuado en mi boca!

Ven, que estoy esperándote,

mientras mi piel ¡te nombra!

sábado, 9 de junio de 2012

Me volví a enamorar...





Me volví a enamorar…



Del murmullo del viento,

del asombro del mar,

de los besos del cielo,

con sus nubes de sal.

Me enamoré de unos ojos,

de ese trigo en el trigal,

de los caminos andados

y de los que están por andar.

Me enamoré de unas manos

de las rosas del rosal,

de los serenos castaños

piropeando al nogal.

De la luna estornudando

mil destellos de cristal,

de la noche susurrando

¡del amor y de la mar!

Me enamoré de unos labios,

meciendo un beso por dar.

De la tierra y de los campos

con su luz crepuscular.

Del ocaso ¡del ocaso!

de esa forma de mirar.

de la escarcha de los pétalos

que el alba fue a desnudar.

Me enamoré de mi cuerpo

sobre tu boca de cal

Me enamoré de tu cuerpo

¡de tu manera de amar!

Me enamoré de esas canas

que el tiempo supo pintar

de las heridas calladas,

de la caricia invernal.

De mis horas ermitañas,

naufragando en soledad

y aunque el amor no me ame

yo…¡yo me volví a enamorar!

viernes, 8 de junio de 2012

Deja que...





Deja que la noche nos envuelva,

que nos guíe con su manto

de nocturna oscuridad.

Deja que sonrían los silencios,

que se besen las miradas

que aún nos quedan por mirar.



Llevo entre mis labios el rocío,

la humedad fresca del río

y tu nombre aún por nombrar.

Llevo la mudez que hay en un lirio,

el sonrojo y el delirio

que a tu boca ha de llegar.



Deja que la piel blanca se encienda,

con el fuego de esa mecha

con el fuego del hogar.

Deja que mis manos te conmuevan,

te acaricien, te contengan,

hasta hacerte suspirar.



Llevas en tus ojos la hojarasca,

los otoños que aún me alcanzan

entre aromas de azahar.

Llevas en tus manos la nostalgia,

un destello de esperanza

que aún te abraza al despertar.



Deja que florezca la palabra,

que regrese la mañana

tras el nítido cristal.

Deja que me arrope con tu alma,

que te arrope con mi calma

y empezemos a volar.

miércoles, 6 de junio de 2012

Un niño menudo





Era un niño menudo

con boca de hambre,

con pies de estornudo

y manos sin carne.



Lloraba la luna

de solo mirarle,

saltar de la cuna

a esa vida sin aire.



Nació etiquetado

en una tierra de sangre,

donde mueres ahogado

en la miseria de nadie.



Era un niño menudo

con boca de hambre,

con pies de estornudo,

con manos sin carne.



Un sol despellejado

nos ayudó a enterrarle,

entre pétalos blancos

y miradas amables.



La sin razón aún suena

al son de los timbales,

¡aún suena la pobreza

de un guerra cobarde!



Era un niño menudo…

son cientos ¡son millares!

y van muriendo, uno a uno,

con esa pequeña boca ¡tan llena de hambre!

martes, 5 de junio de 2012

Me escapé de mí.





Me escapé de mí.

Una tarde oscura de un oscuro abril.

Dejé media vida

y medio vacía de piel para dentro,

decidí partir.

Primero los ojos se fueron marchando

dibujando soles en extraños páramos,

después la mirada se fue demacrando

entre colores malvas, azules y blancos.

La sangre mordía vacíos callados

pintando nostalgias de sueños robados

y un atril de huesos iba sujetando

mi cuerpo quebrado,

sin pies y sin manos,

sin lunas brillando detrás del tejado,

sin noches gloriosas en mitad del espanto.

sin tiempo en la boca, sin voz en los labios.



Me escapé de mí.

Una tarde oscura de un oscuro abril.

Y rompí los cristales hincados al llanto,

desclavé la tristeza adherida al costado,

¡y grité! ¡y grité!

le grité a la vida

¡¡por qué me has matado!!



Ahora escucho el río rozando mis párpados

y bebo las flores con sus tiernos pétalos,

me visto de loca con su traje blanco

camisa de versos y voz de naufragios.

Ahora no camino, brinco, corro y salto

con pasos pequeños de gnomos y enanos,

Aún no estoy completa, aún me voy buscando,

pero no estoy muerta

aunque hubo un tiempo en el que la vida…

¡me estuvo matando!

lunes, 4 de junio de 2012

Tu distancia




No necesito silencios

para encontrar tu distancia,

para saber que no hay eco

en la voz ni en la palabra.



No necesito de juegos,

cuando la apuesta es el alma,

que entre la espalda y el pecho

¡yo ya voy pintando canas!



Aunque te sueñen mis besos

aunque te anhelen mis sábanas,

aunque te llore mi cuerpo y el deseo,

¡me rompa la piel de la entraña!



No es tiempo, yo sé que aún no es tiempo,

también sé que no hay mañanas,

que ya nos acecha el invierno

sin ver las flores del alba.



Me quedo con mis delirios,

con mis molinos sin aspas,

con la dulzura del río

y el frescor de la mañana.



Me quedo con cada sombra

que se tatuó en mi espalda,

con mis arrugas redondas

en mi piel tierna y quebrada.



Me quedo con esta loca

que me creció en la mirada,

que dibuja mariposas

en los flecos de la almohada

y va desnudando esas horas

en las que el verbo la llama,

y allí la sonrisa asoma

para mecerla en palabras.



Me quedo, aquí me quedo,

contemplando tu distancia,

me quedo en mi paso pequeño,

con esa, mi pequeña lágrima,

porque es verdad… aún te pienso,

aún te busco en mi ventana,

pero sé que en tu silencio

comienza, ese adiós y tu distancia.

domingo, 3 de junio de 2012

No me basta





No. No me basta.

No me basta con saberte

al otro lado del silencio,

devorando con tus ojos

los confines de mi cuello

y rozar, de cuando en cuando,

un pedazo de tu tiempo

y acallar entre mis labios,

el llanto ahogado de un beso.



No me basta con nombrarte

en las fronteras de un verso

para luego desterrarte

¡de mi carne, de mi cuerpo!

No me basta con ser aire

en el aire de tus sueños

¡quiero poder respirarte!

“¡mar adentro!¡más adentro!”



Quiero construir un puente

con tus manos y mis dedos,

enredarme en los botones

que descienden por tu pecho.

Romper la noche en tu boca,

cabalgando en el deseo,

ese deseo que brota

como volcanes de fuego.



Quiero saberte en mis horas,

en la luz de mis senderos,

saberte en todas mis sombras,

en mis delirios más negros.

Subir contigo a las nubes

¡o descender al infierno!

y si he de morir ¡morirme!

¡con tu latido en mi pecho!



No. Ahora sé que no me basta,

con saberte en mis silencios,

soñando tu voz al alba

sobre la piel de mi lecho.

No me basta con nombrarte

bajo un estrellado cielo

¡quiero sentirte en mi carne!

¡sentirte de piel para dentro!

sábado, 2 de junio de 2012

Detuve mi tiempo




Tal vez nunca sepas

que detuve el tiempo,

en esa dulce caricia

que bordeaba tus dedos,

que rompiste los moldes

de mi bolsillo izquierdo

y que me abracé a la noche

para poder ser silencio.



Tal vez todo quede,

detrás del espejo

donde he navegado

el sudor de tu cuerpo

y he sido rocío

en la piel de tu lecho,

¡deseo encendido!

bebiendo tus besos.




No sabrás que tuve

tu boca en mis dedos

y fui descosiendo

tu piel en mi cuerpo,

se sonrojó la luna

asomada a mi pelo

mientras los violines

besaban el viento.



Y tal vez nunca sepas

que soñé que era cierto,

que tú voz se acercaba

y se acercaba tu aliento.

Que sentí que podía

trepar hasta el cielo

por ver tu sonrisa

dibujando momentos.



Y rocé los pinceles

de un hermoso lienzo,

me inventé dos colores

que fuesen solo nuestros

y bailé la ternura

enredada en tu cuello

y te hice mío con furia

¡con pasión y deseo!



Y aunque nunca lo diga

más alla del espejo

y me abrace a la noche

consumida en el silencio

lo cierto es que detuve…

¡yo detuve mi tiempo!

cuando tus ojos de otoño

¡me acariciaron por dentro!

viernes, 1 de junio de 2012

Ganas de...




Es, en esta noche tan mía,

en esta noche tan nuestra,

donde yo me reconozco

con esa, mi piel más auténtica,

donde se desnuda el alma

y quedan las puertas abiertas,

para acoger tu mirada

y contener sus tormentas,

para despojar la entraña

de los miedos que la pueblan,

mientras tiembla en la ventana

la umbría de una noche fresca.



Y es que se clavan mis ojos

al borde de tus mareas

y hay un naufragio de otoños

en esas pestañas tan negras

y mi piel roza el sonrojo

sobre tu camisa abierta

y se me llenan de asombro

las paredes y las puertas.



Tienen ganas de mimarte,

de sostener tu tristeza,

de caminar caminándote,

de ser el paso y la huella.

Ganas de beber la tarde,

de mecerte en mis caderas,

bajo esa luz que se abre

sobre un tejado de estrellas.



Quieren saber de tu carne,

de esa carne que despierta,

un deseo incontrolable,

una pasión hecha hoguera,

que va incendiando mi sangre

y se hace fuego entre mis venas.

Quieren sentir cómo naces

¡dentro de mi piel morena!



Tengo ganas de escucharte,

de oir como tu voz se enreda

sobre las horas que nacen

en ese reloj sin esfera.

Y quiero poder contarte,

poder saberte ¡sentirte cerca!

dejar que la lluvia me abrace

mientras la vida… me besa.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...