A todos los que os asomáis a este rincón, gracias. A todos los que compartís un pedazo de tiempo vestido de letras, gracias.
A todos aquellos que aún creen firmemente que la palabra es un alimento para el alma ¡¡gracias!!

"Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio"
Federico García Lorca
"Lo admirable es que el hombre siga luchando y creando belleza en medio de un mundo bárbaro y hostil."
Ernesto Sábato
"La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes."
John Lennon
"Cuida tus pensamientos porque se volverán palabras. Cuida tus palabras porque se transformarán en actos. Cuida tus actos porque se harán costumbre. Cuida tus costumbres porque forjarán tu carácter. Cuida tu carácter porque formará tu destino y tu destino será tu vida..."
Gandhi.

MySpace Generators

Caminan conmigo

lunes, 27 de enero de 2014

Discúlpenme ustedes



Discúlpenme ustedes.

Disculpen este hartazgo.

Esta ensalada de palabras sin aroma de jazmines.

Esta recóndita lluvia agazapada en las retinas.

Esta llamarada de tristeza

Esta ceniza.

Disculpen la falta de estridencia.

La escasa lozanía.

La extensa longitud de una mirada cansada.

Las abreviaturas ñoñas.

La ternura lobotomizada

Disculpen ustedes la tragicomedia de una lágrima.

Es el café…

Seguro.

El café sin tus labios.

La puesta de sol sin tus labios.

Los armarios acumulando polvo en los estantes sin tus labios.

Las sábanas gélidas sin tus labios.

Esta piel mía sin tus labios…

Discúlpenme ustedes esta dicotomía en voz alta de una herida abierta.

Es el café…



Seguro.

jueves, 23 de enero de 2014

Sin título.



Ella tenía un nombre escuálido, recolectado entre las tardes de lluvia, mientras en las nubes, los orificios de salida desteñían el sonido gris de los tejados.

A veces reía. A veces lloraba. A veces vivía, aunque casi siempre se moría por fascículos sin ningún orden establecido.

Todo era excesivamente excesivo.

Deletreaba meticulosamente el nombre de las hormigas y sin embargo, jamás supo pronunciarse en voz alta.

Un mar de cenizas fue su último lecho conocido.

lunes, 20 de enero de 2014

A salvo



A salvo.

No consigo sentirme a salvo de mí misma. A salvo de tantas noches de insomnio con un miedo brutal aullando en las pupilas.

A salvo de las sombras. De la honda tristeza de aquella niña rota y malherida.

A salvo de esa mujer apagada que me contempla en el espejo y que a veces llora su derrota con lágrimas de ceniza.

No consigo sentirme a salvo de este dolor. No… no consigo sentirme a salvo de la vida.

martes, 14 de enero de 2014

Tal vez






Tal vez deba ser así.


Tal vez mis manos aún no estén preparadas para volver a sentir como la primavera salpica de vida sus pétalos.

Tal vez deba dejar que la lluvia abra de par en par los surcos y limpie los restos de ceniza que se fueron enquistando bajo los párpados y que hicieron de mis ojos, un viejo nido de tristeza.

Tal vez no sepa ya conjugar entre mis labios algo distinto que el aliento silencioso de la soledad.

Tal vez deba ser así.

Pero no puedo evitar sentir como me lates.

No puedo evitar susurrar tu nombre en los rincones de mis días y de mis noches.

Te extraño.

Extraño el color de tu voz acariciando los cristales de la mañana.

Extraño acurrucarme entre tus brazos y detener el mundo en la comisura de tu sonrisa

Extraño tus silencios. Tus palabras.

Tu caricia cómplice…

Extraño empañar de ternura el azul de tu camisa y contar los lunares que aún quiero besar de tu espalda.

Tal vez deba ser así… pero te extraño y a veces, algunas veces aún se mece un “te quiero” en la mirada de una lágrima.

viernes, 3 de enero de 2014

He venido



He venido a quererte sin abandonarme.

A surcar los hemisferios de tu cuerpo

a plena luz del día

y enumerar las pléyades de tus ojos bajo los cielos,

templados ya,

por las muescas de la vida.

Vine a ser lluvia.

Tierra fresca.

Madura.

Vine a morder el viento.

A ser arcilla dulce entre las yemas de tus dedos.

He venido a quererte.

A quererte sin ayeres, sin mañanas.



He venido a quererte sin regreso.

jueves, 2 de enero de 2014

La lluvia me sabe a ti



Llueve y la tarde se va espesando entre los pliegues salinos de la memoria. Hace frío cuando camino la soledad de mi vientre y un puñado de cenizas manchan de recuerdos la calidez de lo que pudo ser y nunca fue.

Los fantasmas bailan en mi pelo mientras regresan mis pupilas a mirar el otoño de tus ojos y una lágrima adereza el sabor dulce del penúltimo café.

El tiempo, aún no ha tenido tiempo de poner entre paréntesis las huellas que tus labios nunca dejaron sobre la humedad de mi boca y ahora, que me sé dueña de todos los silencios, no tengo fuerzas para sostener la tristeza que engalanan las horas.

La lluvia me sabe a ti y tú… tú siempre me sabes a piel.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...