A todos los que os asomáis a este rincón, gracias. A todos los que compartís un pedazo de tiempo vestido de letras, gracias.
A todos aquellos que aún creen firmemente que la palabra es un alimento para el alma ¡¡gracias!!

"Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio"
Federico García Lorca
"Lo admirable es que el hombre siga luchando y creando belleza en medio de un mundo bárbaro y hostil."
Ernesto Sábato
"La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes."
John Lennon
"Cuida tus pensamientos porque se volverán palabras. Cuida tus palabras porque se transformarán en actos. Cuida tus actos porque se harán costumbre. Cuida tus costumbres porque forjarán tu carácter. Cuida tu carácter porque formará tu destino y tu destino será tu vida..."
Gandhi.

MySpace Generators

Caminan conmigo

sábado, 4 de octubre de 2014

Sabes que me lates?





Tengo las horas abiertas de par en par, para dejar entrar las gotas de lluvia que han aprendido a decir tu nombre, que han aprendido a pronunciarte en medio del silencio y han dibujado tus ojos, tu mirada, detrás de cada pedazo de vida que se mece suavemente a través del cristal.

Sabes que me lates?


Estoy aquí sentada, divagando con el aroma de tu pelo, con ese número inexacto de lunares que aún no alcanzo a contar entre suspiro y suspiro mientras camino por tus comas y tus puntos y tus pausas y te siento susurrarme en esos largos paseos que bordean la piel de mis caderas.
Divago con las escamas de los peces, con las algas enredándose en las espumas blancas del azul una tarde de lluvia como esta o como cualquier otra tarde en la que puedo sentir que te respiro, que me respiras. Que estás en todas partes. Que estás…

Divago contigo y conmigo, mientras la noche se acomoda en el tejado y los violines suenan a lo lejos, arropando ese suave murmullo que conoce los secretos de las hojas caídas.

Sabes que me lates?

Mis muslos reclaman la equivalencia de tu anatomía para hacer enredaderas en el jardín del alba mientras vemos amanecer mordiéndonos la vida.

Estoy convencida de que en el interior de tu pecho, está el origen de los colores de ese otoño que amo y tal vez allí estén también acurrucados todos los versos que aún me quedan por sentir.

No sabes cómo me lates… o sí?

domingo, 20 de julio de 2014

No intentes



No intentes “arreglarme”


Mis cicatrices son un mapa inalienable donde sumo y resto a partes desiguales el cóncavo y converso de todas mis versiones habitables.

Algunos, llevamos un “Frankenstein” impreso bajo los párpados para que no pueda aparecer ante el espejo.

No intentes “arreglarme”

Amo la palabra y su soledad, la vida, la noche, la mirada oscurecida del deseo. Amo la libertad, la humedad de la lluvia, el olor del mar y la sombra de unos pétalos abiertos.

Amo el silencio que me habita. Ese íntimo silencio dónde puedo respirar y respirarme. Dónde rompo las costras, extiendo mis alas y soy viento.

miércoles, 25 de junio de 2014

Embriagada



Embriagada

como un verso de Neruda

como una flor y su escarcha

como una gota de lluvia

como un puñado de alas.

Como una luz que se abre

en las pupilas del alba.

Como un susurro que nace

en el vientre de las almas.

Como un poema de luna

como una mirada clara

como un mar de blanca espuma,

embriagada…

Embriagada estoy de ti

cuando me siento así

Íntimamente mía

Tan hermosamente tuya.

viernes, 30 de mayo de 2014

Alguien sabe...



El rugido perenne de los muertos, reverbera sobre la piel sucia de las sábanas que cubren la memoria.

Ellas conocen el sudor de los puños. Los laberintos ciegos, donde se pierden los pájaros que reniegan del sonido de sus alas.

Ellas, han cometido perjurio, sobre la carne del alba y han abandonado a suerte a los ojos, que alguna vez, se detuvieron en medio del silencio, para poder ser mirada.

¿Alguien sabe cómo se detiene el invierno y ese frío incesante que trepana cruelmente hasta los huesos en el íntimo preludio de la soledad hallada?

¿Alguien sabe cómo se sostienen erguidos los muñones que una vez fueron cuerpos y que han sido incinerados lentamente por la vida, por los cordones umbilicales de las sombras, por el verbo, por el tiempo, por el ruido de un mundo inhóspito e insoportablemente decrépito?

¿Alguien sabe como dejar de ser ceniza que se disgrega entre los dedos del viento?

Alguien sabe…

lunes, 5 de mayo de 2014

Me deshidrato




Me deshidrato

Sucumbo ante la humedad pactada de tus labios como los pétalos dulces y sonrojados de una flor que se abre buscando una gota de escarcha sobre el alba nueva.

Me alojo en tu boca para serte. Para que pronuncies lentamente mi piel y me hagas gemido.

Tú,

que eres ahora la única sed

la única hiedra que quiero ver crecer entre mis dedos

ven.

Aliméntame.

Dame todos los verbos.

Conjúgame en ellos

sin piedad.

viernes, 2 de mayo de 2014

Tengo hambre





Tengo hambre

y me declaro insolvente.

No tengo biene(s-in)muebles

ni con ellos.

No tengo saldos, ni salarios,

ni archivos adjuntos que ponerme

como fondo de armario.

No tengo,

unos zapatos decentes

ni un corazón de recambio.

No tengo joyas, ni cruces,

ni altares, ni sudarios.

Por no tener no tengo

ni siquiera una piel que sepa

protegerme del fuego de tus manos.

Voy por la vida en cueros

con la carne abierta

y unas gotas del perfume de la lluvia

siempre a punto entre los labios.

Voy por la vida en cueros,

derramándome entre las letras

a bordo de esta ternura

que no salva

que no mata

que no cesa

pero que no me acerca tampoco

a morirme en los albores de tu sexo

y saciar todas las ansías,

de esta boca mía,

de ésta,

mi boca hambrienta.

Tengo hambre de ti

y tú
no te das ni cuenta.

domingo, 27 de abril de 2014

Qué lenta...




Qué lenta es tu boca cuando llega la tormenta y una riada de luces encendidas, se atreve a navegar en el horizonte de mis muslos.

Tu lengua conversa con mis labios, desoyendo dulcemente el ruido del mundo.

Y yo

absorta,

curiosa,

solo quiero vaciarme

y descifrar ese silencio,

donde tú,

eres mi único sonido.

sábado, 26 de abril de 2014

Doler



Un llanto estremecido y ronco, se está clavando en las paredes de los ojos.

Ya no sabe derramarse

solo sabe doler

(rajar, romper, herir, morder)

sin compasión.

A destajo.

Doler.

jueves, 24 de abril de 2014

Desconozco







Ignoro,
el sabor de la lluvia a través de tus labios
o el aroma del vino derramado en tu piel.
El sonido del viento al mecerse en tus manos
o el color de tus ojos al amanecer.
Desconozco las sombras que susurran tu nombre
y aún no sé si eres hombre o fantasía, tal vez.
Solo sé que mi boca se humedece al pensarte
y te pronuncia, incesante, cada anochecer.
Es tu cuerpo el estigma
que se clava en mi carne.
Son tus ojos las simas
donde yo quiero arder.
Y tus manos desnudas
son la luz que deshoja
de mi piel la ternura
hasta verme florecer.
Y tu voz es la cumbre
de mis noches oscuras
y tus dedos la hiedra
donde vuelvo a nacer.
Desconozco las sombras
que susurran tu nombre,
solo sé que mi boca
quiere ser,
en ti,
mujer.

miércoles, 23 de abril de 2014

No es de buena educación



No es de buena educación, morirse en público.
Vomitar alegremente la tristeza.
Llorar en carne viva, con sangre entre los dientes
y escupir de vez en cuando
en las estacas de madera.
No es de buena educación hablar en alto,
gemir en alto,
follar en alto,
manchar de semen el carmín de las estrellas,
ir dejando en las baldosas los lunares
y abrir la carne
abrir la carne de arriba abajo
para que muerdas.
No es de buena educación,
ser “diferente”
amar los grises y la lluvia cuando llegan
y recitar “Vete a la mierda”
con mucha calma, amablemente,
y seguir buscando
esa saliva que no salva,
que no dice la verdad,
pero que nunca te miente.
No es de buena educación quererse a medias.
Ser inseguro.
Ser imperfecto,
Ser incoherente.
Buscarse y no encontrarse entre la gente,
en el espejo, en los zapatos y…
¡querer perderse!
No… no es de buena educación ser yo, a veces.

lunes, 14 de abril de 2014

Todas y ninguna



Arrebatada.

Dulce

Triste.

Niña.

Vieja.

Hormiga.

Águila.

Hembra de raza.

Ceniza.

Ternura.

Soledad.

Sombra.

Lágrima.

Todas y ninguna.

Yo.

miércoles, 9 de abril de 2014

Tú...





Atraviesas,

ilícitamente,

las flores de mi cuerpo tendido,

dejando a tu paso el sabor de la lluvia.

Mi piel

se abre entre las yemas de tus dedos,

sonrojada,

irreprochablemente bella

y me haces primavera

estallido

tormenta

me haces…

Tú…

desabrochas con tu lengua

la ira de la carne

antaño escondida en el pubis del mundo,

me incendias

como si supieses

que no cabe ni una pizca de invierno

en el paisaje de mis muslos.

Tú…

me haces,

me deshaces,

y yo

mujer de papel y piel,

ante ti

sucumbo.

lunes, 7 de abril de 2014

Nazco de ti





Nazco de ti

Florezco en la humedad de tus párpados

mientras siento que la vida me respira

y me va dibujando.

Nazco del fuego

de la brisa

del deseo que se mece

entre la piel de tus manos

de ti

nazco de ti

que puedes ver el hambre de mis labios

abrir mis jaulas

y darle forma a todos mis lunares

mientras me vas deshojando.

De ti

que susurras mi nombre

y detienes el viento

en las huellas dactilares

de tus ojos descalzos.

Nazco de ti

cuando estas cerca

y me vas desnudando...

miércoles, 12 de febrero de 2014

La tragedia



La tragedia no es solo retroceder al silencio colectivo

A la ira enfundada en sacos de hambre.

A las zapatillas rotas con vistas al asfalto

A las jornadas forzosas a precio de saldo y carne.

La tragedia no es solo regresar a la celda del miedo.

Al estrago de la sombra acechando en los extremos con un rosario en la mano y unos dedos enguantados derribando a mazazos la luz de los cristales.

La tragedia

es dejarnos morir

dejarnos matar

unos años más tarde

por la misma gentuza

por los mismos “don nadies”

que nos enterraron vivos,

en esta misma tierra,

bajo este mismo cielo,

en esta misma piedra

donde aún puede escucharse

el llanto de nuestra sangre.

lunes, 10 de febrero de 2014

300

300 es un bonito número, es cierto, pero lo que es verdaderamente hermoso para mí, es saberos ahí (aquí) en estos tiempos en los que vivimos con prisas. En los que "el tiempo" es un lujo para muchos. En los que la palabra se ha convertido en abreviatura y parece que todo lo que no tenga mando a distancia es inservible.
Gracias a tod@s y cada un@ de vosotr@s por vuestras lecturas, por vuestros comentarios y por regalarme un pedacito de ese tesoro tan escaso, vuestro tiempo.

lunes, 27 de enero de 2014

Discúlpenme ustedes



Discúlpenme ustedes.

Disculpen este hartazgo.

Esta ensalada de palabras sin aroma de jazmines.

Esta recóndita lluvia agazapada en las retinas.

Esta llamarada de tristeza

Esta ceniza.

Disculpen la falta de estridencia.

La escasa lozanía.

La extensa longitud de una mirada cansada.

Las abreviaturas ñoñas.

La ternura lobotomizada

Disculpen ustedes la tragicomedia de una lágrima.

Es el café…

Seguro.

El café sin tus labios.

La puesta de sol sin tus labios.

Los armarios acumulando polvo en los estantes sin tus labios.

Las sábanas gélidas sin tus labios.

Esta piel mía sin tus labios…

Discúlpenme ustedes esta dicotomía en voz alta de una herida abierta.

Es el café…



Seguro.

jueves, 23 de enero de 2014

Sin título.



Ella tenía un nombre escuálido, recolectado entre las tardes de lluvia, mientras en las nubes, los orificios de salida desteñían el sonido gris de los tejados.

A veces reía. A veces lloraba. A veces vivía, aunque casi siempre se moría por fascículos sin ningún orden establecido.

Todo era excesivamente excesivo.

Deletreaba meticulosamente el nombre de las hormigas y sin embargo, jamás supo pronunciarse en voz alta.

Un mar de cenizas fue su último lecho conocido.

lunes, 20 de enero de 2014

A salvo



A salvo.

No consigo sentirme a salvo de mí misma. A salvo de tantas noches de insomnio con un miedo brutal aullando en las pupilas.

A salvo de las sombras. De la honda tristeza de aquella niña rota y malherida.

A salvo de esa mujer apagada que me contempla en el espejo y que a veces llora su derrota con lágrimas de ceniza.

No consigo sentirme a salvo de este dolor. No… no consigo sentirme a salvo de la vida.

martes, 14 de enero de 2014

Tal vez






Tal vez deba ser así.


Tal vez mis manos aún no estén preparadas para volver a sentir como la primavera salpica de vida sus pétalos.

Tal vez deba dejar que la lluvia abra de par en par los surcos y limpie los restos de ceniza que se fueron enquistando bajo los párpados y que hicieron de mis ojos, un viejo nido de tristeza.

Tal vez no sepa ya conjugar entre mis labios algo distinto que el aliento silencioso de la soledad.

Tal vez deba ser así.

Pero no puedo evitar sentir como me lates.

No puedo evitar susurrar tu nombre en los rincones de mis días y de mis noches.

Te extraño.

Extraño el color de tu voz acariciando los cristales de la mañana.

Extraño acurrucarme entre tus brazos y detener el mundo en la comisura de tu sonrisa

Extraño tus silencios. Tus palabras.

Tu caricia cómplice…

Extraño empañar de ternura el azul de tu camisa y contar los lunares que aún quiero besar de tu espalda.

Tal vez deba ser así… pero te extraño y a veces, algunas veces aún se mece un “te quiero” en la mirada de una lágrima.

viernes, 3 de enero de 2014

He venido



He venido a quererte sin abandonarme.

A surcar los hemisferios de tu cuerpo

a plena luz del día

y enumerar las pléyades de tus ojos bajo los cielos,

templados ya,

por las muescas de la vida.

Vine a ser lluvia.

Tierra fresca.

Madura.

Vine a morder el viento.

A ser arcilla dulce entre las yemas de tus dedos.

He venido a quererte.

A quererte sin ayeres, sin mañanas.



He venido a quererte sin regreso.

jueves, 2 de enero de 2014

La lluvia me sabe a ti



Llueve y la tarde se va espesando entre los pliegues salinos de la memoria. Hace frío cuando camino la soledad de mi vientre y un puñado de cenizas manchan de recuerdos la calidez de lo que pudo ser y nunca fue.

Los fantasmas bailan en mi pelo mientras regresan mis pupilas a mirar el otoño de tus ojos y una lágrima adereza el sabor dulce del penúltimo café.

El tiempo, aún no ha tenido tiempo de poner entre paréntesis las huellas que tus labios nunca dejaron sobre la humedad de mi boca y ahora, que me sé dueña de todos los silencios, no tengo fuerzas para sostener la tristeza que engalanan las horas.

La lluvia me sabe a ti y tú… tú siempre me sabes a piel.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...