A todos los que os asomáis a este rincón, gracias. A todos los que compartís un pedazo de tiempo vestido de letras, gracias.
A todos aquellos que aún creen firmemente que la palabra es un alimento para el alma ¡¡gracias!!

"Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio"
Federico García Lorca
"Lo admirable es que el hombre siga luchando y creando belleza en medio de un mundo bárbaro y hostil."
Ernesto Sábato
"La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes."
John Lennon
"Cuida tus pensamientos porque se volverán palabras. Cuida tus palabras porque se transformarán en actos. Cuida tus actos porque se harán costumbre. Cuida tus costumbres porque forjarán tu carácter. Cuida tu carácter porque formará tu destino y tu destino será tu vida..."
Gandhi.

MySpace Generators

Caminan conmigo

martes, 21 de diciembre de 2010

Tristeza









A veces, un halo de tristeza
hace guardia en mi ventana.
Dibuja pequeñas lágrimas
al cristal de la mañana
y yo me dejo envolver
en  ese traje de nostalgia.

Se opaca el color del cielo,
se esconden las nubes blancas
y tiritan en el aire
un puñado de hojas lacias.

La lluvia me cuenta historias
entre la tierra mojada
y todo me sabe a morriña,
a soledad y añoranza.

Y quiero extender mis brazos
dejar que me empape la vida,
empezar de arriba abajo,
terminar de abajo a arriba.
Charlar con esas palomas
que por la plaza caminan,
acariciar la sonrisa
de esa niña que me mira,
y al tronar de las campanas
bailar hasta que muera el día.

Pero a veces,
a veces siento que me puede,
me invade esta melancolía
y esa mujer del espejo
que con tristeza me mira,
cierra los ojos y espera…
espera,
ver de nuevo mi sonrisa.

lunes, 20 de diciembre de 2010

Debajo de tu piel




Debajo de tu piel viven mis sueños
robándole caricias a la noche,
ladrona de miradas en tu lecho,
de susurros pronunciando un solo nombre.

Debajo de tu piel, firme y  morena,
hay ríos de placer inexplorado,
volcanes dormitando entre las venas
que gimen tras el fuego de mis manos.

Debajo de tu piel se para el tiempo,
convocan los relojes una huelga,
detienen las luciérnagas su vuelo,
tejiendo entre sus alas una estrella.

Debajo de tu piel viven mis labios,
sembrando de caricias cada páramo,
libando beso a beso, palmo a palmo,
cada pedazo de ti que estoy amando.

Y aprendo a dibujarte entre mis dedos,
a ser ternura líquida en tus manos,
a ver lo que se esconde en tus silencios
y a escuchar la voz de tus labios callados.

Aprendo a ser espiga en cada viento,
a ser la lluvia gris de tu ventana,
arena entre las dunas del desierto,
refugio en la tristeza de tus lágrimas.

Debajo de tu piel viven mis sueños,
latiendo sobre un mar de espumas blancas,
queriendo ser gaviota bajo el cielo
 y navegar mas allá de tu mirada.

Ya sé que no hay lugar para un nosotros,
que habito en el exilio de tu cuerpo,
que no he de contemplar nunca tus ojos
más allá de este lugar donde te pienso.

No importa si no existes, si te invento,
no importan los delirios de los cuerdos,
yo se que te respiro en cada aliento
y que debajo de tu piel, viven mis sueños.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Me derrotas




Me derrotas.
Con la boca empapada de dulzura,
con tu manos vistiendo mi cintura,
con la noche cómplice de mis curvas
cuando entre tus labios de sal
se enreda mi espalda desnuda.

Me derrotas.
Se  estremecen los pilares de la entraña,
mientras susurras mi nombre en el viento
y es el cuenco de tu boca donde estalla,
la humedad de tu beso, penetrando en mi beso .

Me derrotas.
En esta batalla de piel, ya desgastada,
que renace entre tus manos…
esas manos que me apresan, me reclaman,
me subliman y me amarran
en el puerto de tus brazos,
en el vuelo de tus alas.

Me derrotas.
Soy esclava del deseo
que ante tu piel se desata,
volcán de ceniza y fuego
que incendia mi cuerpo y me abrasa.

Me derrotas.
En el templo de tus ojos se encadena mi mirada
y me hace libre para amarte,
libre para entregarme, sin apenas decir nada,
siendo lluvia que renace
sobre tu cuerpo, hasta que despierta el alba.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Quisiera decirte




Quisiera decirte, quisiera contarte,
que en mis noches tristes
no alcanzo a nombrarte.
Que la luna llora mientras la contemplo
tejiendo en su llanto un mar de desvelos.

Quisiera decirte que el tiempo me abraza,
me lleva en su vuelo hasta tu recuerdo,
y un trazo de vida desnuda mi alma
y se me hace caricia latiendo en el pecho.

Quisiera contarte que mis ojos duermen,
en una mirada, con un mismo sueño,
caminar contigo, mientras cae la nieve,
cubriendo de blancos este dulce invierno.

Quisiera decirte, quisiera contarte,
que al caer la tarde vestida de lluvia,
el cielo aún murmura y puedo escucharte
empapándolo todo con esta ternura.

Quisiera contarte que mis manos tiemblan,
que anhelan buscarte detrás de la niebla,
avivar el fuego que encendió la hoguera
y arder en tus labios de ceniza y tierra.

Quisiera decirte, que el mundo es extraño,
cuando en él no encuentro la luz de tus pasos,
que nacen los grises, que callan los pájaros
y esconden las flores sus pétalos blancos.

Quisiera que oyeras mi voz, susurrando,
mientras que tu nombre se muere en mis labios.
Quisiera decirte que estoy a tu lado,
desde este silencio que me está matando.

sábado, 11 de diciembre de 2010

No entiendo

 

No entiendo,
la palabra que calla, la mirada agachada,
la fe descarnada sobre el humo que avanza.

No entiendo tantas oraciones
desde un pulpito alfombrado
por el hambre de los pobres,
por la guerra y sus matanzas.

No entiendo a los que rezan
en jaulas de oro y asfalto,
ignorando de su entorno la miseria,
donde algunos solo llenan sus sacos.

No entiendo, que  violen a niños,
y lo escondan tras la falda en la sotana,
entre velas y un disfraz de monaguillo,
una misa, absolución… no pasa nada.

No entiendo, que ante una pandemia,
que sesga la vida, que cruelmente mata,
aun te digan,
¡no pongas remedio, el condón es pecado!
solo Dios te salva.

No entiendo..
¿acaso creencia es sinónimo fiel
de crueldad e intolerancia?

He visto el amor florecer
entre dos mujeres que se aman,
he visto a dos hombres llorar
por poderse abrazar sin sentir,
que les rompen la espalda.


¿Acaso no es el cuerpo
el habitáculo del alma?
¿No debe ser el respeto,
lo que guíe la senda tomada?

No soy erudita, ni bendita, ni sabia.
Quizá por eso no alcanzo a entenderlo.
Quizá por eso a veces…
a veces no entiendo nada.

viernes, 10 de diciembre de 2010

En el silencio de la noche





 



En el silencio de la noche
 me gusta contemplarte
mientras las estrellas te duermen
y se acercan a arroparte.

Me gusta recorrerte,
dejar que mis ojos te envuelvan
y  cubrir muy suavemente
esa tibia desnudez que me desvela.

Me gusta descubrirte.
Saborearte despacio,
pedazo a pedazo,
reconstruyendo el puzle de tu piel entre mis manos.

Me gusta escucharte
en ese corazón que tanto amo,
en el vaivén de tu pecho,
calmado y lento, lento y calmado.

Me gusta entrelazar
tus manos con mis manos,
enredarme con tu cuerpo,
despertarte, provocarte,
sublimarte entre mis dedos.

Encenderte entre mis labios
con la llama del deseo,
y ser en ti… sentirte así,
¡dentro de mi renaciendo!

En el silencio de la noche,
me gusta perderme en ti,
robarle un instante a la vida,
mientras la luna sonríe
hasta que nos ve dormir.

jueves, 9 de diciembre de 2010

Hay golpes


 
LOS HERALDOS NEGROS
"Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé! 
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos, 
la resaca de todo lo sufrido 
se empozara en el alma... ¡Yo no sé!..."

César Vallejo, 1918.


Y sin saber apenas nada, sé
Que merece la pena sembrar
una dulce caricia en la ventana,
para verla crecer a contraluz,
aún sabiendo que quizá muera mañana.

Sé,
que a veces la oscuridad amenaza
y se escuchan las cadenas, los fantasmas,
arrastrando entre pasillos quejumbrosos,
los jirones que han quedado
dónde ayer estuvo el alma.

Sé,
que al pisar en tierra firme,
muero un poco,
pero vivo cada instante (cual un loco)
que no admite que los sueños quedan rotos,
y va cosiendo hilo a hilo un nuevo cosmos.

Sé,
que da miedo desnudar una mirada,
tiritar bajo la lluvia de unos ojos,
recostar el corazón sobre la espalda
y tender al sol
la sábana tierna de la esperanza.

Y sin apenas saber nada, sé,
que la vida te golpea de repente,
sin preavisos en una carta urgente,
que te encuentra donde vayas a esconderte
y mientras llegue,
solo quiero mirarme de frente,
y sentir, sentir, sentir…
ya tendré tiempo de morir
cuando me alcance la muerte.

Tras la ventana



No sabe la noche que es noche,
por ser oscura,
ni sabe la luna que es luna
por su hermosura.
No.
No sabe la lluvia
que es cómplice de mi locura,
ni sabe la caricia
que es fruto de mi ternura.

Así, no sabrá  nunca tu boca
que es mi boca quien la busca,
ni sabrá tu piel morena
que  mi piel quiso ser tuya.
No.
No hallarás en mi silencio
la más mínima cordura,
no la busques,
se me murió por absurda
y  en las letras de mis versos
solo verás mi armadura.

Seré como un pétalo en el viento,
rozando el aire, mordiendo un beso,
dibujando en cada latido
un pedacito de cielo.

Seré el rocío, seré la escarcha,
la mirada tierna tras la ventana.
Seré la amiga, seré la hermana,
que siempre aguarda dulce y callada.

Seré el abrazo, seré distancia,
seré la sombra donde descansas,
seré tristeza, sonrisa  y lágrima
y en tus tormentas, seré la calma.

Pero no. No digas nada.
Ya no busco tu luz
en la hermosa madrugada,
ni se estremece mi cuerpo
en el despertar del alba.
No.
Ya no me importa que el tiempo
dejase mi vida varada
y poco importa que no exista
un lugar para mis alas.

Ahora es donde, ahora es cuando.
No importa lo que no fue,
lo que no será mañana,
solo importa la belleza
que este hermoso sentimiento
fue dejando tatuado
en las paredes del alma.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Anochece


 

Anochece,
y en un rincón de la cornisa
confluyen el todo y la nada,
el silencio y la palabra,
el vacío que estalla y empapa,
la caricia asesinada
la mirada extraviada,
la distancia..
esa distancia tan cercana
que se ahoga con el alba.

Anochece,
y la lluvia pinta de llanto mi ventana,
y se esconde tras la cortina
el abrazo lisiado,
el beso sin labios,
la mirada sin párpados
con ojos de hielo picado,
que ya se olvidaron
de cómo  llorar su llanto.

Anochece, latido a latido,
de piel para dentro, detrás de ese cuenco
donde aún habita un corazón marchito y preso

Anochece,
y la soledad lanza su grito de guerra,
enciende su hoguera
y un macabro baile disfrazado de tristeza..
comienza.

martes, 7 de diciembre de 2010

Hay una caricia



 

Hay una caricia, que se detiene en el aire,
que te contempla en el silencio de la tarde,
mientras escribe tu nombre con letras pequeñas,
con ternuras grandes.

Hay una caricia, que aprendió a dibujarte,
en cada mirada, en cada palabra,
en cada pedazo de tiempo, en cada instante
que se desanda y se detiene para amarte.

Hay una caricia que aprendió a nombrarte,
que busca tu sosiego para susurrarte,
que reclama la dulzura de tu labios
para ser beso y poder besarte.

Hay una caricia que me nace
bajo la mirada atenta de la lluvia
mientras que las olas juegan a encontrarte
acurrucadas en el crepúsculo que arde.

Hay una caricia que aprendió a ser verbo
para poder conjugarte,
que aprendió a ser silencio
para poder escucharte,
¡que aprendió a ser aliento
para poder respirarte!

Hay una caricia, solo una,
inmensa, clara, incesante
que me nace, que me colma,
que se derrama en mi vientre
cuando tus ojos me nombran,
cuando en mi pecho tirita
tu pasión abrumadora
y en la tibia desnudez de la mañana
tu piel y mi piel se arropan
inventando caricias que se aman.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Acércate



Ven. Acércate. No digas nada.
Que he visto en tus ojos el brío,
el ansía, el deseo encendido,
las ganas de romper mi cuerpo
contra tu hermosa pasión.

Ven. Acércate. Quédate aquí.
Escribiendo  tu nombre en mi espalda,
tatuando en mi cuello parábolas
con tus labios, esos labios que me embriagan
y arrancan de mi silencio un gemido que te llama.

Ven, más cerca… ven.
Que quiero pintar tu aliento
con el color de mi piel.
Tus ojos con mi mirada,
tu boca con mis palabras,
tus caricias con mis ganas,
y tu alma…
tu alma quiero pintarla
con la luz de esta ternura
que me está mordiendo el alma.

Ven, quédate en mí.
Como si nada más importase,
nada, más allá de este instante,
en el que puedo encontrarte
acurrucando en tus alas,
todo ese amor que te nace.

En el regazo de un sueño



 

En el regazo de un sueño
te vi caminar conmigo,
haciendo un ramito de tiempo
con los pétalos marchitos.

Te vi recoger el viento
de mis cabellos dormidos,
susurrándome un te quiero
entre mis labios rendidos.

Te vi navegar los mares
de mi cuerpo anochecido,
pintando entre los corales
besos de fuego encendido.

En el regazo de un sueño,
sentí que eras solo mío,
mi amante, mi amor, mi dueño,
mi más íntimo latido.

Sentí que la lluvia cómplice,
nos abrazaba cautivos,
nos susurraba una copla
siguiendo el curso del río.

Y a la vera de este sueño,
quise quedarme contigo,
mas, si al despertar no te tengo,
dime ¿por qué te siento tan mío?

¡Ay de esas noches negras
llenitas de tus vacíos!
cuando no puedo soñarte
ni sentirte en mi camino.

¡Ay de esas noches tan llenas
de un llanto callado y  frío!
por saber que al despertarme,
tú ya no estarás conmigo.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Desaparezco



 

A veces desaparezco.
Me exilio de mi misma
y traspaso las fronteras de mi cuerpo.

Es entonces cuando siento
que puedo ser..
ser más allá del lamento
que gime tras la brisa de lo incierto.

Puedo ser un águila
descendiendo por los valles sin sendero,
de bosques verdes, ocres y malvas
de sándalos, acacias y aromáticos almendros.

Puedo inventarme una nube
con perlas blancas entre sus dedos,
que se enredan con el mar y sus espumas
mientras bailan la tristeza de un bolero.

Puedo ser la tinta de un poema,
el latido de un amor escrito en verso
o ser la palabra callada, llena de letras
que en silencio murmuran algunos cuerdos.

Puedo ser el columpio de tu piel cansada
o ser la estrella que acuna tus sueños.
Puedo ser mil gotas del alba
que llueven en tus ojos bajo el cielo.


Quizá nunca sea capaz
de ser YO, entre los cuerdos,
pero es cierto,
amo el destierro del tiempo,
de lo lógico y lo certero.
Adoro ser un lienzo
sin  la frontera del cuerpo,
sobrevolando la vida
 en un pedazo de viento.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Aún espero tu voz



 

Y aún espero tu voz
en la antesala del tiempo,
en el anochecer precoz.
En el sabor perpetuo de tu aliento,
respirando entre tú y yo.

Espero tu voz,
entre las horas moribundas
clavadas en el reloj,
sostenidas en el aire
empapelando miradas
donde lloran los cristales del salón.

Y aún espero.
Aún espero tu voz,
estallando tras la sombra,
que enredó mi corazón
en un enjambre de espinas
donde se clavó tu adiós.

Espero.
Espero con el alma enmarañada,
la mirada estremecida
recogiendo entre mis manos
los pedazos de este amor.

Recomponiendo recuerdos
como un puzle de recortes,
de periódicos ya viejos,
oxidados y cansados de vagar.
Laberínticos extractos de infinitos recovecos
que no tienen un  principio, ni un final.

Pero espero, aún espero.
Sin salida, sin regreso,
desterrada  en este espejo
que me grita simplemente que no estás,
que tu voz murió en el viento,
que mi nombre se ha borrado,
que ya nunca volverás.
Y hay un eco entre mis labios,
que  resuena en el vacio
de esta inmensa soledad.

martes, 23 de noviembre de 2010

Caricaturas


Yo sigo aquí.
Con las manos rotas,
la ilusión partida
en las noches que rugen,
empapan y gritan.

Y sigo aquí
a pesar de que  el alma
se quebró de abajo a arriba,
de arriba a  abajo
y se reinventa cada día
y me grita (como diría mi amiga) ¡Al carajo!
para sentir que late, que sigue viva.

Yo sigo aquí,
a veces con la mirada perdida
esa que partió en busca
de alguna sonrisa que murió,
o tal vez no,
tal vez solo esté dormida
como la bella del cuento,
que entre amores resurgía.

Pero no,
esto no es un cuento,
es la “puta”  realidad como consigna
perdón, quise decir:
dura realidad que me destripa.
¿Esperanza? No. Son tan solo retazos
de locura perdida.

Y sigo aquí.
Rota, cosida, destripada, remendada
¡ y al ruedo de  la vida!
A morder los cuellos,
a pisar heridas,
a entregar patadas
y alimentar rencillas.

Groucho Marx decía:
“ He pasado una noche estupenda.
Pero no ha sido esta”
Yo añadiría:
He soñado una vida estupenda.
Pero no ha sido esta.

Hoy quiero parar mis pasos.
Pintar de rojo vivo mis labios,
besar a la luna, plantar un árbol,
encender una hoguera
y prender de tiempo mis años.

Quiero rozar la noche,
llenar de ternura mis manos.
Reírme de mi sombra,
de la vida, del pasado,
ser caricatura de mi misma,
sin tener que llover sobre mojado.

Quiero abrazar a mi sangre,
subirme a un columpio
en ese parque de antaño,
dejar que despierte esa niña
que aún vive, que aún late
¡que se está sublevando!

Quiero arrullar los días,
llenarlos de calma, pintarles sonrisas
y al cerrar los ojos, dejar que la brisa
me arrope  de viento, de tiempo, de vida.
Dejar que la vida por fin…. sea caricia.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Manual de caricias..



Hoy escribo estos versos con una sonrisa,
convencida de que no hay texto,
ni espacio, ni tiempo,
para englobar en un manual
las caricias por haber y las habidas.

Caricia es, sentir un corazón latir
al ritmo de tus entrañas.
Amamantar, ver esa luz
y enredar la vida en sus mañanas.
Caricia es, verlos crecer,
tejiendo plumas en sus alas.

Caricia es, mirar tus párpados caer
como una gota de lluvia al mediodía.
Caricia es, sentarme al sol y contemplar
una pequeña nube adormecida.
Caricia es, ser en tu piel
el despertar de un nuevo día.
Caricia es, vivir en ti,
sentir así, eso es caricia.

Caricia es, los ojos de un niño que aprende,
agua de mar, mar de cristal, cristales tenues.
Caricia es, envejecer con mil arrugas
de sonreír y de llorar, las manos juntas.
Caricia es, temblar de amor solo por nombrarte,
saber de ti, saber de mi, en ese instante.

Caricia es, el tiritar de una mirada que te busca,
el reposar de tus ojos en mi, bajo la luna.
Caricia es, la voz de Don Pablo y sus poemas,
manos abarcando tus latidos mientras me besas.
Caricia es poder sentir en unas letras,
lo que es amar, lo que es llorar,
lo que es vivir como un poeta
¡y poder latir dentro de ti siendo un poema!
Caricia es….

sábado, 20 de noviembre de 2010

El minuto en que te halle



 

El minuto en que te halle será lento,
será inmenso, será bello,
será  encuentro de luz y destello,
de voces calladas que susurran versos.

El minuto en que te halle, será nuestro,
con la caricia en los labios
y la voz entre las manos
mientras tiritan anhelos
entre pétalos que el viento 
se ha llevado hasta tu lecho

El minuto en que te halle, será un beso
de ternuras extinguidas renaciendo,
de pasiones encontradas
sumergidas en el alma que se visten
con la calma del destiempo.

El minuto en que te halle
serás aire, seré aliento,
serás tierra en mi sendero
seré mar entre las olas de tu cuerpo.

El minuto en que te halle
serás mío,
tejiendo trajes de viento
con hilos de piel y  luna
desnudando las espumas
originarias del tiempo.
Seré tuya
el minuto en me halles. 


Seremos  lucero, alzando  vuelos
en cordilleras abisales del océano
caminando entre sus aguas cristalinas
y en tu mirada de tierra y sol
se perderá la mía.
Y bajo los párpados de este furor
se perderán mis ojos, llenos de amor,
llenos de ti, llenos de mi, llenos de vida.

Ven, quiero decirte algo


Ven, quiero decirte algo,
muy cerquita, susurrando…
Eres amiga, mano abierta,
mirada honesta,
sangre, que fluye en mi sangre,
pero amiga desde siempre
desde antes,
por los rincones vuelas  a veces
¿por qué quieres esconderte?

Algunas veces…
cuando te miro, algo en tus ojos
me hiere,
es como un frío que envuelve,
me sabes a soledad.

Te vi crecer, te vi soñar,
Alzar el vuelo, ¡te vi volar!
Te vi caer, te vi romper,
con tus vacíos, con tu verdad…
he visto el llanto,
el rostro quebrado,
la mirada alta,
la vida en tu panza
¡no puedes parar!

He visto tus pasos creciendo,
con las heridas al viento
con tu danza en movimiento
masticando soledad.

He visto una sonrisa nueva,
al lado de alguna vieja
que contigo siempre va,
que acaricia corazones,
desbordando las razones,
que las palabras te dan.

Te he visto soñar andando,
y andar soñando.
¿Donde andarás?

Tus miedos son el respeto,
son el sustento, son tu verdad.
Amiga, sangre en mi sangre
¡Busca en tu vida felicidad!
que a veces, el miedo es cárcel,
la vida es muerte y es soledad,
Te quiero y por eso quiero,
que muevas tus alas,
que vivas en paz.
Te quiero y por eso quiero
que  nunca te olvides
de volver a soñar.

jueves, 18 de noviembre de 2010

No sigas.

 

Me aferro a ti, vida,
como última esperanza para no morir
en el escarnio, en la rotura,
en la locura de existir sin existir,
en la líquida tristeza que arremete contra mí

Me aferro a ti, con las manos cercenadas
y el corazón a punto de partir.
Exiliada la cordura, apenas queda nada,
soy vagabunda de mi misma
en el recóndito frío que se arrincona en el alma.

Escuecen las heridas que fueron desangradas,
que en las huellas del camino yacen desenterradas.
Allí se quedaron los sueños,
el limbo de la palabra,
la lucha, el grito, el empeño,
el silencio quebrado, la nada.
No hay descanso en el olvido
cuando el olvido no calla,
y sigue amamantando noches
oscuras, de hiel amarga.

No hay descanso en el destierro
cuando la angustia te amarra,
entre mil abrazos huecos,
ahogados en lágrimas blancas.

De nuevo derrumbas pilares
del templo de mis entrañas,
¿quieres romperme? ¡¡lo haces!!
¡¡Acaso no ves que me matas!!

No sigas clavando espinas
en mi espalda desgastada,
no sigas, por favor, no sigas,
¡que esta pena está rompiendo
en mil pedazos mi alma!

Sois vos




Sois  vos, mi amado señor,
tejedor de nubes y de estrellas
que en un manto de errantes luciérnagas
me enseñasteis  a volar
en el tibio tiritar de unas cometas.

Vos pintasteis los sueños
con los colores del viento en primavera,
y se inclinaron los cielos
por contemplar en vuestros ojos el aroma de la tierra.

Vos, dibujasteis un mar infinito
de corales y sirenas
en un charco de lluvia, pequeñito,
donde extendieron sus alas los poemas.  


 Vos, tan presente en cada ausencia,
poblador de las musas,
recolector de belleza,
sembrador de lágrimas de luna,
faro de luz ¡ hechicero de  la niebla!

Vos, habéis sido alfarero de las letras,
del verbo conjugado y la palabra
y renacen con el alba vuestras huellas,
como una caricia libre y desatada.

Vos, que existís en la inexistencia del beso,
en la mudez del silencio,
en la inquietante desnudez del verbo,
en la caricia extenuada de un pétalo de viento,
sois vos, mi amado señor,
el cuenco velado de todos mis desvelos,
madre tierra de esta aprendiz de poeta
que fue semilla floreciendo en vuestros dedos,
líquida ternura convertida en letras.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...