A todos los que os asomáis a este rincón, gracias. A todos los que compartís un pedazo de tiempo vestido de letras, gracias.
A todos aquellos que aún creen firmemente que la palabra es un alimento para el alma ¡¡gracias!!

"Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio"
Federico García Lorca
"Lo admirable es que el hombre siga luchando y creando belleza en medio de un mundo bárbaro y hostil."
Ernesto Sábato
"La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes."
John Lennon
"Cuida tus pensamientos porque se volverán palabras. Cuida tus palabras porque se transformarán en actos. Cuida tus actos porque se harán costumbre. Cuida tus costumbres porque forjarán tu carácter. Cuida tu carácter porque formará tu destino y tu destino será tu vida..."
Gandhi.

MySpace Generators

Caminan conmigo

martes, 28 de febrero de 2012

La vida





A veces siento que me destruye la vida,

que está jugando sin reglas,

sin conciencia, sin importar la medida,

que ya no es una batalla

es una guerra cruenta… es una guerra perdida.

¿Perdida?



A veces siento que me muerde y me atrinchera,

que me acorrala y me atrapa en los confines de la ira.

Cubre mis ojos de niebla, espesa, inmensa ¡intensa!

y camino con los pies descalzos, como una ciega

con la piel llena de llagas y de heridas.



La vida…

es una noria con esquinas,

una corona enrevesada

que se te clava en el alma

y te ahoga… ¡y te respira!

La vida…

es como un juego de cartas

que hace trampas y se olvida,

que se asombra con el alba

y amanece despeinada, con legañas ¡deslucida!

La vida…

que sacude los pilares de la entraña

y se hace cal, costra y herida

y te exprime y te retuerce

y aún te reta…¡y aún te grita!

La vida…

una pequeña mancha

en un inmenso mar de tinta,

una escuálida palabra

que sostiene apenas una luz encendida.



Pero es la vida… (me digo)

solo una y siempre viva.

Si no te gusta, sonríe.

Si no la quieres, sonríe.

Si estás cansada, sonríe.

Si tienes miedo

y no encuentras respuestas

que llenen vacíos

y allanen la senda… sonríe

Si estás perdida

en mitad de la niebla

naufragando en los charcos,

que tus lágrimas dejan… sonríe.

Si la locura se ríe en tu cara

y las flores te miran

sobre la ventana… sonríe.

¿Qué importa cuántas veces caigas?

Qué importa… levanta.

La vida es tan solo un instante,

un suspiro errante,

que a veces te muerde, si,

pero en el camino suenan cascabeles

violines que besan, suben escaleras,

laten en las flores ¡pintan azoteas!

La vida es un pétalo, una brisa etérea…

un don, un regalo…¡busca tus respuestas!

lunes, 27 de febrero de 2012

Tan cerca, tan lejos



Estamos tan cerca y tan lejos,

tan fuera y tan dentro,

tan ensimismados

en nuestro universo

que a veces somos sombras

delineando bocetos,

atravesando las horas

en un reloj que anda quieto

y otras veces somos rocas

golpeadas por el viento

inmóviles ante las olas

de un mar que bulle en el pecho.



Estamos como sin estar,

tropezando con los dedos,

que pesan sobre los huesos,

que van sosteniendo el cuerpo

y aún se empeñan en andar,

con la mirada a lo lejos,

sombreando los cerezos

que florecen en enero

como queriendo volar

más allá de los océanos

más allá de nuestros sueños

al otro lado del mar.



Y luego de ser y no ser,

y luego de estar y no estar,

de seguir llorando al alba

lágrimas de cristal…



¿Dónde voy? dime ¿dónde vas?

¿dónde se curan las almas

qué heridas de muerte están?

¿dónde van las palabras

que ya nadie escuchará?

¿dónde quedarán los besos

que ya nadie ha de besar?

Dime ¿sabes tú donde se esconden

las caricias que no das?

¿dónde se guardan los sueños

que no han de volverse a soñar?

¿dónde dejo los anhelos?

¡dónde las ganas de amar!



Tan fuera, tan dentro,

estar sin estar.

Tan cerca, tan lejos,

andar sin andar,

perdida,

en este laberinto,

que ha nacido de pronto

en medio de la soledad…

dormida,

en mitad de la nada

cubierta de tiempo

arropada de inviernos

¡heridos de oscuridad!

domingo, 26 de febrero de 2012

Tal vez



Tal vez algún día mire hacia el ayer

sin ese aire de nostalgia en mis pestañas.

Tal vez ya no busque más tu luz

enredándose en mi boca con el alba.



Tal vez ya en el aire no estés tú

y no perciba ya tu aroma entre mis sábanas

y no sienta que tu piel me envuelve aún

como una bruma que rocía las mañanas.



Tal vez, solo tal vez te deje atrás

y en mi memoria se reescriban las palabras.

Y yo vuelva a recordar cómo es el mar

sin sentir la desnudez de tu mirada.



No sé muy bien qué hacer con tanto espacio,

tanto vacío que dejaste entre las horas.

Ahora que el reloj dice tu nombre

y te nombran calladamente, todas mis cosas.



No sé muy bien qué hacer con tanto cuerpo,

con tanto labio silencioso aquí en mi boca.

Qué hacer con tanta lágrima escondida

que se me enreda entre el hueco de las sombras.



Si acaso ves un gorrión destartalado,

que anida en un rincón de tu sonrisa,

esa soy yo, que aún te sigo recordando

y vuelvo atrás, para mirarte entre tus días.



Y si alguna vez, al cielo ves que está llorando,

no pienses que es la lluvia al mediodía

son mis ojos que te siguen contemplando

con lágrimas que aún … ¡que aún no te olvidan!



Tal vez mañana sea libre como el viento

y el ayer no sea cárcel de mis pasos.

Tal vez mañana pueda andar sobre mi cuerpo

sin sentir que está vacío sin tus labios.

viernes, 24 de febrero de 2012

Así quedó



Como un murmullo atrapado en un labio

o alguna sombra en su cárcel de luz,

así quedó tu recuerdo grabado,

tatuando en mi pecho un palpitar azul.



Tú fuiste lluvia de sangre en mis venas,

fuiste un arroyo que fluye hacia el sol.

Fuiste la noche, la piel y la arena,

fuiste un mar sediento acunando una flor.



Fuiste la boca colmada de sueños,

con la carne herida de silencio en la voz.

Fuiste el ombligo redondo y pequeño,

donde no existía un tú sin un yo.



Eras gaviota con rumbo a mis ojos,

eras esfera de un quieto reloj

y entre tus manos mi mundo era otro,

era un cielo asombrado, un lienzo de a dos.



Y las miradas besaban el alma

y las caricias lloraban amor

y entre tu piel se despertaba el alba

buscando el latido de mi corazón.



Ahora las piedras gimen en el viento,

ahora el silencio tropieza en mi voz

y la hojarasca se muere de inviernos

bajo el frío inmenso que dejó tu adiós.



Todo comienza y termina, eso es cierto.

Nada es eterno más allá de tu Dios,

pero aún me dueles ¡aún te siento dentro!

escribiendo en mi pecho palabras de amor.

martes, 21 de febrero de 2012

Despacio






Se me va muriendo, despacio,

la luz que incendió mi pecho (despacio)

las lunas que bebieron besos (despacio)

e inundaron noches enteras de labios.



Se me van muriendo las horas (despacio)

entre esas esferas de cristal opaco,

que ya nada esperan, que nada reflejan

ni siquiera el paso del siguiente agravio.



Y despacio llegan raíces y llantos,

a mojar el alma, a romper los lazos,

a enredarse dentro ¡a enredarse tanto!

que ya no hay principio ni fin ¡solo espanto!



Se me van quebrando los ojos (despacio)

de mirar sin verte, de buscar el rastro

de ese tierno amante, de ese amante amado,

que una vez estuvo latiendo a mi lado.



Y se van doblegando en mis labios cerrados

las férreas columnas que me sustentaron,

las manos henchidas de tibios abrazos,

la cintura herida de tiempo y cansancio…




Despacio…




Despacio marchitan las flores del alba,

las lágrimas negras sobre nuestros pasos,

las palabras rotas, las alas calladas

cayendo empicado…¡cayendo empicado!



Y todo se pierde al llegar el ocaso

en el oscuro templo del sueño olvidado,

en este invierno triste que está amenazando

con quedarse eterno, aquí en el costado… despacio

sábado, 18 de febrero de 2012

A ti





A ti, que no me escuchas,

que solo me presientes

bailando con luna

mientras dormita el sol.

Besando las estrellas,

mecidas en su cuna

mientras el viento lleva

al otoño su color.



A ti, que no me miras,

que solo me percibes

vistiendo una sonrisa

de nube de algodón,

buscando entre las letras,

la tez de una caricia

que quiera ser poema

rozando el corazón.


A ti quiero contarte,

muy cerca del oído,

despacio, susurrarte

que sueño con tu voz.

Que las gaviotas vuelan

más allá de los mares

dibujando con su estela

un puente entre tú y yo.



A ti quiero decirte,

a ti quiero contarte,

que es bello sostenerte

¡arroparme con tu olor!

Que el labio te reclama,

te nombra y te recuerda

como si fueses mío

más allá de la razón.



Que es bello caminarte,

saberte entre mis sendas,

colmando de ternura

cada pequeño rincón.

Que habito entre tus albas,

desnuda en la belleza

de ser en ti palabra,

escrita a media voz.

lunes, 13 de febrero de 2012

Así





Invencible, altiva, tierna

voraz ¡desmesurada!

Mansamente dulce,

dulcemente enamorada.

Rebelde, terca, intensa,

redonda, apasionada.

Una cuasi bella loca

susurrando en tu cuello

lo mucho que te ama…

Así quiero impregnarme

en tu memoria callada.

Así…

así quisiera quedarme

en la impronta de tus albas.

Recorrer tus almanaques,

todas tus madrugadas

y la niebla de la tarde

con sus sombras alargadas.

Así quiero encontrarte

en todas mis miradas,

en el faro que se adentra

para iluminar las aguas.

En las orillas del parque

con sus farolas cansadas.

En todos mis instantes,

de tormentas y de calmas…

Así quiero entregarme,

así desnuda y clara,

con todas mis heridas

y todas mis batallas.

Con las manos vencidas,

desgarradas y aún alzadas

en pos de un nuevo día,

asomando en la mirada.

Y mis mejillas al viento,

de tiempo iluminadas

y una sonrisa tibia

bailando en la ventana.

Así quiero quedarme,

como una orquídea blanca

al borde de tus ojos

¡besándote en el alma!

domingo, 12 de febrero de 2012

¡Yo te amo!





Te amo.

Y me derramo en ti cuando amanece,

cuando corretean entre los páramos

mil colores besando la luz de los ayeres,

coqueteando con el alba entre los párpados

mientras una pequeña lágrima se desliza lentamente

entre mis manos.

Te amo.

Y es por ti que a cada instante yo renazco

y siento como estallan mariposas en mis labios.

Besos de papel que navegan mis naufragios.

Palabras que se encuentran y se besan.

Y se hacen caricia y reclamo…

embrujo, sueño, quimera,

luz de luna ¡sombra y niebla!

un todo dando vueltas

en un universo asombrado.

Te amo poesía ¡yo te amo!

No imaginas cómo

¡no imaginas cuánto!

Te amo en la sonrisa,

en el misterio de la carne,

en la caricia estremecida

de tu rostro, mientras llueve la tarde.

Te amo en el silencio que me cubre

cuando llegas a buscarme,

cómplice de la brisa

y del otoño transitando por las calles.

Poesía… te amo

y a ti quisiera entregarme

ser verbo entre las aristas

de tus redondas vocales.

Ser lágrima enardecida,

nube, flor y estandarte.

Ser en ti…

solo eso…

ser poesía en el aire.

sábado, 11 de febrero de 2012

Era tarde ya...







Era tarde ya,

para volver a recorrer la misma senda.

Ya no quedaba nadie más,

en ese andén estrecho de la espera.



Y en aquel lugar

donde Noviembre se moría de tristeza,

se le olvidó olvidar

que las hojas se marchitan en la tierra.



Solo fue una más,

una loca que volaba en sus cometas,

que bebió del mar

y embriagada se hizo luna siendo arena…



Solo fue cristal,

una gota de rocío en las estrellas,

que mordió la luz

y soñó que alguna vez era poeta.



Era tarde ya,

para alzarse con la noche y sus quimeras.

Era tarde… si,

para hallar una mirada entre las letras.



Y en la oscuridad,

se durmió soñando ser poema,

pero al despertar… era tarde ya,

poco a poco se borró, se hizo pequeña.



Entre sombras va,

respirando el aire que la vida quiebra.

Era tarde ya…

se perdió a si misma ¡encadenada a su tristeza!

jueves, 9 de febrero de 2012

Se adentra...







Mírame amor, mírame.

Mira cómo duelen las mañanas

en tu ausencia.

Mira como lloran los sauces

abrazados a la tierra

y como se marchita el alba

entre mil hojas resecas.

Mírame, amor, mírame.

Dejaste tras tus pasos

una leve primavera

que fue muriendo en las sombras

de una soledad inmensa,

que se adentra…

se adentra en un profundo mar

de líquidas tristezas

y se queda…

como se queda en el alma

la impronta de tu huella,

tu sonrisa callada, tu mirada traviesa,

tus ojos verdes de olivo

con su vasta corteza

y se queda… y te quedas

ronroneando en el silencio

que se adentra…

que aún me acecha,

alzando las costras de la piel,

esta piel que te espera…

aún te espera.



Mírame amor ¡mírame!

Mira como abrazo los vacíos,

para hacerlos míos,

para sentirlos míos,

como mío fue ese corazón

que albergaba tus latidos.

Mírame amor ¡mírame!

¡si aún pudieses mirarme como yo te miro!

con la piel vestida de amor

y un jardín de ternura

en el alma escondido…

¡Ay amor!

No imaginas como duelen tus ojos,

esos ojos tuyos que se cubren de olvido

y se quedan clavados… calladamente

¡mientras me inunda el abismo!

miércoles, 8 de febrero de 2012

Al pie del alma



"Su piel sobre mis huesos y mis ojos dentro de su mirada. 
Nos hemos muerto muchas veces al pie del alba. "

Jaime Sabines 






Al pie del alba,

con la noche aún sonrojada entre los labios,

y las bocas enredadas

en el embrujo de hallarnos..

nos hemos muerto mil veces.



Mil veces…

con las pupilas desnudas

y los párpados brillantes,

ardiendo entre las pieles de la luna,

tatuando de silencios el sudor de la carne.



Hemos muerto de ternura

en la lucidez de la tierra,

en su ingrávida locura

en el espesor de la niebla,

en los brazos de la bruma.



Hemos muerto…

en el temblor de unas manos

extasiadas de belleza,

sublimando en el costado

la caricia… sempiterna.



Al pie del alma… del alba,

hemos muerto tantas veces

¡mordiendo con pasión las madrugadas!

martes, 7 de febrero de 2012

Extraño murmullo



Hoy,

un extraño murmullo

se ha posado en mis labios,

como un nido de nubes

bajo un cielo estrellado.



Su quietud era hermosa,

su sabor afrutado

y me ha dejado su aroma,

¡todo en mí se ha impregnado!



He buscado en las hojas

de un sutil calendario,

en las letras redondas

del breve diccionario.



En los otoños viejos,

en los viejos pantanos

donde yace el recuerdo

de ayeres olvidados.



He buscado en las hordas

del tiempo encarcelado,

sin hallar la respuesta

a ese murmullo extraño.



Solo sé que me acuna

sobre sus blancas manos.

Se hace piel, se hace luna,

se hace cuerpo en mi tejado.



Se hace abrigo cada noche,

con mi nombre entre sus labios,

melodía en los acordes

que laten en mi costado.




Se hace luz entre las sombras

solo si me está mirando,

porque en sus ojos aflora

un mar de tiernos abrazos.



No importa de donde venga,

si es un huérfano exiliado

o si es una voz que se inventa

un corazón desolado.



Solo sé que ese murmullo,

que ese murmullo extraño,

hoy navega entre mis días

¡cómplice de mis labios!



Allí dibuja sonrisas,

caricias, besos rizados

y se enreda en mi cabello

como un viento desbocado.



Solo sé que ese murmullo,

que ese murmullo extraño,

se adentra en mi piel… se adentra

¡y me deja tiritando!

lunes, 6 de febrero de 2012

Hablar de amor



Quiero hablar de amor,

asomada al ventanal de tu mirada,

mientras duerme el sol

y una nube se acurruca enamorada.



Quiero hablar de amor,

con la lluvia deslizándose en mi espalda,

en mi boca, tú… y en tu boca, yo,

mientras lloran de silencio las palabras.



Quiero hablar de ti,

escucharte en el lenguaje de las albas,

verte sonreír,

mientras suenan melodías en el alma.



Inventar un sí,

que trascienda más allá de la distancia

y sentirte en mi

como un pétalo que yace en la cascada.



Quiero hablar de mi

mientras silban en tus ojos mis pestañas

quiero estar en ti,

salpicando con mis labios tu ventana.



Quiero hablar de amor

y sentir como desnudas mis mañanas

Quiero hablar de amor

¡que se enreden en mi boca tus palabras!

domingo, 5 de febrero de 2012

Bucle




Una tarde fría soltaste mi mano.

Dejaste que el hielo quemase mi piel.

Tu orgullo fue nido de un dolor ingrato,

un dolor inmenso que arraigó en mi ser.



Se coló en mi venas, se enredó en mi sangre

y en cada bombeo comenzó a crecer.

Asesino de sueños, fue llaga en mi carne,

consumió mi cuerpo, mi alma de mujer.



Ahora vago etérea, soy sombra en la tarde

y en la oscura niebla vuelvo a aparecer.

Ya no queda nada, apenas la huella

de aquella ternura que ayer te entregué.



Ya no luce el alba destellos de hogueras,

ya no trepa al cielo la boca y la miel.

Marchita se queda toda la belleza

de un amor que muere dentro de mi piel.



Las calles no lloran tus pasos perdidos,

no lloran tu ausencia, no te pueden ver.

Las farolas rotas se quedan conmigo,

conmigo se quedan viendo amanecer.



Mis piernas se alzan, mi cuerpo se cubre,

mi pecho respira una y otra vez.

Y un reloj cansado yace entre las nubes

midiendo las horas que hay en mi pared.



Habito en un bucle atrapada en el tiempo,

no encuentro la senda ¡no encuentro mis pies!

¿Será que estoy loca y que no lo recuerdo

y por eso yo aún vivo y no vivo a la vez?



¿O será que estoy muerta y que no lo recuerdo

y por eso no puedo volver a mi ser?

Habito en un bucle que hiere mi pecho,

y no puedo romperlo, ni dejarme vencer.

Por eso amanece y se cubre mi cuerpo

y mi carne herida, respira otra vez.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...