A todos los que os asomáis a este rincón, gracias. A todos los que compartís un pedazo de tiempo vestido de letras, gracias.
A todos aquellos que aún creen firmemente que la palabra es un alimento para el alma ¡¡gracias!!

"Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio"
Federico García Lorca
"Lo admirable es que el hombre siga luchando y creando belleza en medio de un mundo bárbaro y hostil."
Ernesto Sábato
"La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes."
John Lennon
"Cuida tus pensamientos porque se volverán palabras. Cuida tus palabras porque se transformarán en actos. Cuida tus actos porque se harán costumbre. Cuida tus costumbres porque forjarán tu carácter. Cuida tu carácter porque formará tu destino y tu destino será tu vida..."
Gandhi.

MySpace Generators

Caminan conmigo

domingo, 30 de septiembre de 2012

Están tristes





Mis ojos están tristes

como una triste lágrima,

de aquellas que te envuelven

cuando el dolor te abraza.

Cuando las noches gimen

y lloran desgarradas,

sintiendo la derrota

clavada ya en la espalda.

Mis ojos están tristes

como ese mar en calma,

cuando llegan los grises

con la bruma del alba

y no yerguen en vuelo

esas gaviotas blancas

pues nacen desde el suelo

raíces en sus alas.

Mis ojos están tristes

y tristes te miraban,

cuando en mi boca herida

moría la palabra.

La tierra se rompía

sobre mi piel gastada

dejándome sin vida

en un rincón del alba.

Mis ojos están tristes

y tristes te miraban.

¿Te quise? ¿me quisiste?

preguntas sin mañanas.

Las horas se han marchado

en busca de fantasmas

y mis ojos están tristes

y tristes… te miraban.

Una vez...





Una vez…

tú dormiste en mis ojos,

abrazado a mi pecho,

en la sed de mi piel

y la noche,

generosa y extraña,

se entregó en cada labio

que en tu boca besé.

Un vez…

tú incendiaste mi sueño

y una hoguera de fuego

se despertó en mi ser

y tus manos

tatuaron senderos

y moldearon mi cuerpo

sobre tu desnudez.

Una vez…

una vez te hice mío,

sobre un mar de delirios

y sábanas de babel

y fui tuya

¡latido a latido!

¡gemido a gemido!

¡fui piel sobre tu piel!

viernes, 28 de septiembre de 2012

Cosas...


Yo ya no sé...




Yo ya no sé mirarte de otra forma,

tan solo con los ojos de la vida.

Con estas pestañas tan borrosas

que llueven a menudo en la cortina.

Te miro desde el tiempo ya sin horas,

desde un rincón de ayeres sin sonrisa,

desde la luz azul hasta la sombra,

te miro ya sin voz, desde la herida.

No quiero derrumbar todos los puentes,

no quiero que el olvido tenga prisa,

mas, llegamos hasta aquí un tanto ausentes

y somos una suma descosida.

Yo ya no sé mirarte de otra forma,

tan solo con los ojos de la vida,

con un mantel oscuro en la mirada

y un mar de dudas gris en mis orillas.

Y nado en el naufragio de mis horas,

navego entre la niebla de mis días.

La luz intermitente en la farola

no alcanza…

no alcanza a iluminar mi alma sombría

jueves, 27 de septiembre de 2012

Tan dentro...




He sentido tus ojos mirándome dentro,

como si pudiesen verme debajo del pecho

y oyesen el grito de todos mis miedos

y el suave murmullo de cada silencio.



Y he sentido tus labios rozando mi pelo,

pintando de lunas los grises del techo

y subido a la curva, leve, de mi cuello

he sentido tu boca en el misterio de un beso.



Has contado las gotas de lluvia en el cielo

y en mis ojos cerrados, has abierto los verbos.

Has tendido tus manos para abrigar el invierno

y has cubierto de labios la piel de mis huesos.



He sentido tu cuerpo sosteniendo mi cuerpo,

embriagando de lenguas la sed de mis besos.

Perturbando mi entraña con salvaje deseo

¡salpicando mi carne con la voz de tu sexo!



Y te he sentido en mi alma, tan dentro ¡tan dentro!

tatuando mi nombre al borde de tu aliento

que eres parte del aire, de todos mis momentos

y me lates ¡me lates! ¡palpitas en mi pecho!

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Me supo...





Me supo a muerte tu boca.

A resina despechada.

A oscuridades y sombras

apuñalando mi espalda.



Aquella noche me supo

¡me supo amarga tu boca!

y amargo como ninguno

fue aquel beso ¡aquella hora!



Arena mordiendo arena

sobre la flor desgarrada

y derramándose en mis venas

la vida ya desangrada.



Me supo a muerte tu boca

y el tañir de las campanas

auspiciaron la derrota

de tu voz sobre mis albas.



Voces podridas y roncas,

insustanciales palabras.

Voces mordidas y rotas

por lenguas llenas de larvas.



Ahora yo seré la loca

de las colinas del agua.

Más no importa, ya no importa,

seré lo que me venga en gana.



Y cuando el hielo se aleje

del cristal de la ventana

y la vida se despliegue

sobre la piel de mi alma,

tal vez yo vuelva a quererte

como te quiso esa extraña,

que ahora me mira sin verme,

sin verte, en cada mirada.

martes, 25 de septiembre de 2012

Nada qué decir



Hoy,

hoy no tengo nada que decir.

Una vieja lluvia se ha colado

tras el cristal de mis párpados

y amenaza de antemano

con inundar el jardín

y en la piel de mi garganta,

bajo los huesos cansados

la noche ya ha comenzado,

ya ha comenzado a parir

y entre mis labios callados

el verbo desconcertado

por la niebla y lo nublado

solo quiere irse a dormir.

Hoy,

ya no tengo nada que decir.

Un silencio descarado

me ha borrado hasta las manos

y ha robado de mi boca

la voz que habitaba allí

y una sombra se ha instalado

tras el portal demacrado

de estos, mis ojos callados,

ya sin nada qué decir.

viernes, 21 de septiembre de 2012

Cuando tú me mirabas




¿Cómo ser, sin ser en ti?

Si la noche era noche cuando tú dormitabas

y tu cuerpo era lecho y tu piel madrugada

y tu boca era techo y tu sexo la almohada.



¿Cómo ser, sin ser en ti?

Si la luna era blanca cuando tú la abrazabas

y mi vientre era cuna de tu esperma calmada

y la lluvia era lluvia en nuestra tierra mojada.



Si la vida era vida, cuando tú me mirabas.

¿Cómo ser, sin ser en ti?



Ahora el tiempo marchito, se estanca en la ventana

y un cielo detenido me mira en la distancia.

Las calles son un grito de silencios que se clavan.

No estás, no estás, no estás…

Ya no alcanzo a escuchar la voz de tus palabras.



¿Cómo ser, sin ser en ti?

Si la vida era vida ¡cuando tú me mirabas!

jueves, 20 de septiembre de 2012

Yo ya sabía...




Yo ya sabía de tus ojos mudos

de tu labios sordos

de tus manos ciegas anudando nudos.

Yo ya sabía de tu boca estrecha

de tus sueños rotos,

de tu voz herida en la piel de mis muslos.

Y aún así te quise

con la entraña abierta

con la vida expuesta ¡el corazón desnudo!

y aún así te quise

con el alma entera

de aquella manera ¡que aman los absurdos!

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Extraño silencio





Hay un extraño silencio

entre tu boca y mi boca,

entre tu mano y mi mano,

entre tu mar y mis olas.

Un silencio de labios,

de palabras borrosas

que ya no se alcanzan,

que ya no se tocan.

Es un silencio de grillos

y de amapolas rojas

que aletean al filo

de algunas nubes rotas.

Es un silencio de nidos,

sobre una vieja roca,

de recuerdos vacíos

golpeando la memoria.

Hay un extraño silencio

acompañando mis horas,

donde nunca te encuentro

aún cuando estamos a solas.

Un silencio de verbos,

de calles y farolas,

de escaparates viejos,

con sus viejas alforjas.

Un silencio de pájaros

que vuelan al destierro,

al cansancio de los años

de esos fríos inviernos.

Hay un silencio extraño,

es un silencio maldito,

que se calla lo que hablo,

y se esconde lo que grito.

Es un silencio cansado

en un tiempos de olvidos,

mientras seguimos callados

en medio del camino.

martes, 18 de septiembre de 2012

Desencuentro





Yo esperaba tus ojos de otoños en el viento,

de atardeceres dulces, de dulces parpadeos.

Esperaba tu risa al final del invierno

abrazada a mi risa en algún lugar del techo.

Esperaba mirarme y mirarte en el espejo,

ese espejo cansado, canoso y ya algo viejo.

Esperaba tus manos acuñando mis dedos

y un camino ya andado por todos los senderos.



Yo esperaba la tregua de una guerra sin términos

y una leve condena por errores pretéritos.

La memoria despeinando un iceberg de sueños

y la ternura cosida a las costras del pecho.

Esperaba la llegada de labios y de besos,

de caricias chorreando de vida en el regreso.

Esperaba a aquel niño de huérfanos lamentos,

que lloraba soledades en un rincón del lecho. 


Yo esperaba encontrarte, sin tanto desencuentro.

lunes, 17 de septiembre de 2012

Un poco más




Quiéreme.

Quiéreme un poco más

cuando veas que la lluvia

dormita sobre mis ojos

y se queda silenciosa, la lluvia,

como besando mi rostro,

y no quiera despertar, la lluvia,

quiera llenarse de asombro,

y salpicarme de lunas, la lluvia,

con sus hermosos contornos.



Quiéreme,

cuando sientas que estas solo,

cuando sientas que estoy lejos,

cuando la tarde se incline

para acariciar tu pelo

y un cielo ardiente te mire

con incendiado reflejo

y percibas que estoy triste,

que te extraño entre mis huecos.

.

Quiéreme.

Quiéreme un poco más,

cuando el invierno se arrime

y el frío arañe los huesos

y las calles se constipen

con esos zapatos viejos

y esos charcos que sonríen

sobre el asfalto perplejo,

con su lengua me salpiquen

y me empapen de recuerdos.



Quiéreme,

quiéreme un poco más

(nunca menos, nunca menos)

aunque los cielos sean grises

y la lluvia

te esté empapando por dentro.

domingo, 16 de septiembre de 2012

Mis cosas...


Eras todo





Eras todo.

Un todo imperfecto y oblicuo

garabateando sueños torcidos

debajo del pecho.

Eras todo.

No un todo para todos,

tan solo,

lo eras todo para mí,

todo para mis ojos.

Y me desnudé ante ti

más allá de la piel

Sin redes,

sin nubes escarchadas

protegiéndome la entraña.

Me desnudé ante ti.

Y me llovió la vida

dentro del alma.

Todas mis horas fueron tuyas.

Todas mis albas.

Y florecí en tus labios

como una orquídea blanca.

Eras todo.

Y ahora aprendo a conjugar el verbo ser

en un pasado sin ventanas.

sábado, 15 de septiembre de 2012

Me asombran




Me asombran tus ojos

y las luciérnagas

y las verdades escritas

sobre la piedra.

Me asombran los niños

y las estrellas

y una mirada que mira

nítida y bella.

Me asombran los soles,

las primaveras,

las lunas cuando crecen

y el mar cuando es marea.

No sé mucho de nada,

sé apenas,

del olor de las algas

del color de las eras

cuando despierta la escarcha

y va bostezando la tierra.

Apenas sé algo,

apenas,

de algunas quimeras,

de un puñado de cosas

que me parecieron bellas

como un ramito de nubes

en otoño

atardeciendo sobre las hojas secas.

De dos manos que se buscan

dos manos que se encuentran

sobre los parques mojados

y al final del camino

aún pasean.

Me asombran,

aún me asombran las miradas tiernas.

viernes, 14 de septiembre de 2012

Luna clara







En noches de luna clara,

cuando de amores me visto,

se me despiertan las alas,

se me alborotan los nidos

y se me cuelan las hadas

y se me rompen los hilos

y un fulgor azul me atrapa

con su luz y su estallido.

En noches de luna clara,

cuando el cielo está dormido

y es tu boca la que llama

y es tu voz la que descifro

y son tus ojos luciérnagas

sobre mi faro encendido,

hay un fulgor que me atrapa

y me susurra al oído…

“Niña de ojos azules

Niña, de océanos vivos.

Ven y trae tu mirada,

ven, a sentir conmigo

el frescor que hay en la escarcha

de un campo blanco de lirios

al borde de la madrugada

cuando despiertan los ríos.

Niña de ojos azules,

¡niña de océanos vivos!

Ven y tráeme la calma

¡ven a sentir conmigo!

que sin ti ¡muero en el alba!

que sin ti ¡ya no respiro!

y en noches de luna clara

se oscurecen mis sentidos.

¡Ay niña, tráeme tu boca!

que tengo fiebre y deliro

y solo tu piel derroca

esta sed sobre mi ombligo.

¡Ay niña, tráeme tu boca!

¡tráeme ese beso encendido!

que le dio luz a mis horas,

niña ven

¡ven a sentir conmigo!

jueves, 13 de septiembre de 2012

Temblor




Hay un temblor de hojas y de labios,

de ojos cargados con la humedad de los años,

de esa humedad que a veces se nos cuela en las rendijas

y nos siembra dolor, detrás de los párpados.

Y en la memoria herida del recuerdo,

hay un temblor de nubes y de manos,

de silencios malditos ¡yo los maldigo!

porque aprendieron a gritar y ahora

por dentro me están desgarrando.

Hay un temblor aferrado al parabrisas

que ensucia la luz y me ennegrece los pasos.

Un temblor que llora en las entrañas de mi vida

por esa flor desnuda y recosida ya de espanto.

martes, 11 de septiembre de 2012

Sin sentido




A veces la vida es extraña

o tal vez seamos nosotros

los que vivimos extrañamente

y la vida sea solo un puñado

de ventanas cotidianas.

A veces me pregunto

qué sentido tiene el sin sentido de las cosas,

de las horas que pasan

o de esas otras horas que se quedan

como atrapadas en mitad de la memoria

Qué sentido tiene conservar una lágrima,

la ceniza de una brasa ya apagada,

una caricia rota, una mirada ausente

o una palabra callada.

Qué sentido tiene conservar la costra

y sobrevolar como pájaros perdidos

sobre una campo vacío, lleno de sombras.

Qué sentido, qué razón, qué delirio

nos empuja a querer ser los mismos

los de entonces, los que nunca fuimos

los que a pesar nuestro, muy a pesar nuestro

se quedaron atrás en algún rincón del olvido.

lunes, 10 de septiembre de 2012

Yo te sé




Tu luz saboreada.

Tu boca breve y árida.

Tus manos estrelladas

de ternuras ingrávidas.

Existes,

sé que existes.

Estás donde te nombran,

mis ojos y mis labios

de perlas nacaradas,

mi piel de espuma y ola

de lunas ya menguadas.

Marea impermeable

de corales que se asoman,

a traducir mis lenguas,

para besar mis bocas.

Existes.

¡Sé que existes!

Perfumaste mis rosas,

junto al leve parpadeo

de una caricia rota.

Existes. Yo te creo.

Yo creo en tus auroras,

amaneciendo nítido

sobre mi piel redonda.

Existes.

¡Sé que existes!

Aunque aún duermas ahora,

en esa eterna sábana

de una mirada absorta,

fugitiva, extraviada…

domingo, 9 de septiembre de 2012

Soñaré de vos...





Soñaré de vos

la ternura,

la mía,

la tuya,

enredándose en el alba

con la mirada desnuda

sobre nuestra piel mojada

empapada de labios

empapada de luna.



Soñaré de vos

la dulzura,

la mía,

la tuya,

bosquejando caricias

a través de la bruma

caminando entre nubes

que pronuncian tu nombre,

que tu nombre susurran.



Soñaré que el sin sentido cotidiano

teje hilos de colores en mis manos,

que se tornan mariposas en el viento

mientras bebes de mi piel

todos sus pétalos.

Soñaré que son tus piernas mi camino

y que tu boca busca cómplice mi beso.

Que la noche se alza bella sobre el río

y en el puente de mis muslos,

se remansa tu deseo.



Soñaré de vos

la ternura,

la caricia estremecida del aliento

y en un colchón de frágiles locuras

soñaré que tu voz

escribe un poema

sobre la piel de mi cuerpo.

sábado, 8 de septiembre de 2012


Miedo




A veces sopla el viento de la espera

y detenemos sin remedio nuestros pasos

zurciendo,

remendando,

recosiendo,

o intentando reparar aquella brecha

que nos dejó la vida

en mitad de los zapatos.



No nos gusta caminar entre las piedras.

No nos gusta ver vacíos nuestros campos.

No poder sembrar las nubes con quimeras

para ver llover de nuevo,

un nuevo sueño

un canto nuevo

un nuevo manto

de ilusiones, de esperanzas,

de caminos floreciendo entre las manos.



Y refugiamos nuestros sueños en el tiempo

con relojes de cristal viejo y opaco.

Y esperamos, esperamos, esperamos,

parece que esperamos

a que nos llegue la muerte.

Esa muerte cotidiana de las horas,

de los días, de los años ya cansados.

Esperamos en silencio sin saber

que es él,

es ese silencio del miedo,

el que nos está matando.

viernes, 7 de septiembre de 2012

Nada...




Que nada desmorone tus murallas,

que nada se te cuele por las grietas.

Que nada se trasvase en tu mirada

y nada… te desduerma de tu siesta.



Serás como una estatua bien tallada,

a golpe de cincel contra la piedra.

Insignia estéril de soledades calladas

con marcas de derrota entre las venas.



Que nada te descuelgue tus medallas,

ancladas sobre un púlpito de hiedra.

Que nada se ilumine entre tus nadas

y siga siendo sombra cada huella.



No dejes que un latido te provoque.

No des paso a esa ternura que se acerca

y que una estúpida caricia no derrote

ni excomulgue de tu carne la pereza.



Sigue dentro de ese marco de tristeza

que se cuelga en las paredes de la sala.

Sigue haciendo las orugas sin destreza

que no lleguen mariposas con sus alas.



Tengo miedo ¡como tú! ¡yo tengo miedo!

de romperme nuevamente piel adentro.

Pero vivo cada instante de mi tiempo

intentando sostener en pie mis sueños.



Y no quiero ser estatua bien tallada

Y me niego a llevar niebla en la mirada.

Solo quiero respirarme a cada instante

¡y sentir la vida abriéndome hasta el alma!



Que el amor se cuele en todas mis rendijas

¡y el deseo me consuma las entrañas!

y mi piel arda en el fuego de la vida

¡aunque muera en el intento una mañana!



Quiero ver caer la lluvia y ser sonrisa,

retozar sobre la tierra ya empapada,

salpicarme de ternura cada día

y sentir, solo sentir como en mí ¡estalla!

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Tu voz



Aún puedo sentirte y sentir

como tu boca me mira,

como tu voz me recorre

desde dentro hacia la vida.

Como me besa sin labios

y sin ser aire, respira.

Tu voz,

tu voz me hace tuya

como una tierna caricia

Tu voz,

tu voz me susurra

donde se acurruca el día.

Tu voz lenta y calmada

cuando en mis labios camina.

Tu voz suave en la llaga

donde aún sangran las heridas.

Tu voz de sombras calladas,

sobre farolas dormidas.

Tu voz, que enciende mi alma

Tu voz ¡que siento tan mía!

domingo, 2 de septiembre de 2012

Solo...



Era solo una boca,

llena de mediodías

de soles y de olas,

de mar y melancolía.

Solo una boca sola.

Sin besos y sin caricias.

Solo una boca era,

con labios de poesía.

sábado, 1 de septiembre de 2012

Vendrá...





Vendrá la noche

a besar mi rostro,

con tu boca redonda

con tus besos sin forro.

Vendrá serena,

dulce y hermosa

y dirá tu nombre

y tendrá tus ojos.

Será luciérnaga

sobre la tierra,

luna encendida

en un cielo roto.

Vendrá la noche

preñada y bella

con la ternura

sobre los hombros.

Y sobre un ramo

de azules perlas

vendrá a mirarme

llena de asombro.

A susurrarme

palabras tiernas,

mientras el techo

nos mira absorto.

Vendrá la noche

a besar mi rostro

y tendrá tu boca

y tendrá tus ojos…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...