A todos los que os asomáis a este rincón, gracias. A todos los que compartís un pedazo de tiempo vestido de letras, gracias.
A todos aquellos que aún creen firmemente que la palabra es un alimento para el alma ¡¡gracias!!

"Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio"
Federico García Lorca
"Lo admirable es que el hombre siga luchando y creando belleza en medio de un mundo bárbaro y hostil."
Ernesto Sábato
"La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes."
John Lennon
"Cuida tus pensamientos porque se volverán palabras. Cuida tus palabras porque se transformarán en actos. Cuida tus actos porque se harán costumbre. Cuida tus costumbres porque forjarán tu carácter. Cuida tu carácter porque formará tu destino y tu destino será tu vida..."
Gandhi.

MySpace Generators

Caminan conmigo

sábado, 12 de febrero de 2011

Los silencios



     Yo solo era una niña, pero recuerdo con total nitidez las historias que me contaba aquella peculiar señora de cabellos blancos, rostro amable y mirada triste.
Vivía al otro lado de mi pared pero dentro de mi vida. En las frías tardes de invierno, después de hacer los deberes, me colaba en su casa con cualquier excusa para instalarme en su mesa camilla. Ella siempre tenía una sonrisa para mí y una historia que contar.
Su favorita era la de “ Los silencios”, como ella solía llamarlos:
- Yo era apenas una cría cuando estalló la guerra – solía decirme - Una guerra cruel donde las haya, una guerra de hermanos, de pueblos, de hambre y de pobreza…….. una guerra de ignorancia.
Como yo, muchas mujeres, vivían en silencio. Un silencio vestido de miedos, temores y desconfianzas.
- Cuando se oía el ir y venir de los soldados por las calles, los disparos, los gritos, la desesperación………. Y el silencio; cuando los hombres desaparecían, dejando un rastro amargo, solo quedaba el silencio, el silencio de las viudas, de las madres, de las hijas……….
     A veces, hacía una pequeña pausa y sus ojos brillaban, con la mirada pedida, como si estuviese otra vez en aquel lugar. Luego respiraba profundamente y de sus labios brotaba una amarga sonrisa antes de continuar:
- Después de la guerra, las cosas no mejoraron demasiado, al menos no para aquellos que como yo, vivíamos en uno de esos pueblos habitado por los vencidos. Decían que habíamos perdido la guerra y yo muchas veces me preguntaba ¿ acaso no hemos pedido todos en esta guerra?
Poco después de finalizar la guerra mi familia se mudó a una gran ciudad, con la esperanza de encontrar en el anonimato una pizca de esa humanidad perdida.
Pasó mucho tiempo antes de que pudiese sentir dentro de mí una cierta normalidad. Mis padres habían envejecido de pronto, era una vejez del alma, de esas que no se viven, solo se sufren. El desconsuelo en sus miradas era constante y no les abandonó ni un solo momento hasta el final de sus días.
     Aquí, mi querida amiga volvía a hacer una pausa, en la que intentaba digerir el dolor que le causaba sus recuerdos. En muchas ocasiones, su historia terminaba aquí... no era capaz de cruzar ese puente. Otras veces, continuaba y me explicaba cómo consiguió hacer frente a las adversidades en una sociedad en la que la mujer tenía un papel restringido casi exclusivamente a la familia, al silencio social, a la inexistencia como persona con identidad propia.
     Desde mi generación, podría parecer que todo esto ha quedado muy lejano, que son historias de antaño que nada tienen que ver con la realidad actual. Que gracias a la lucha de miles de mujeres como mi querida amiga, se abrió un camino desde el silencio hacia la igualdad.

     Pero si bien es verdad, que me siento afortunada por tener la posibilidad de disfrutar del estado de bienestar que estas mujeres nos han proporcionado, es igualmente cierto que es responsabilidad nuestra continuar con una labor inacabada.
     Aún hoy, en pleno siglo XXI, podemos ver discriminación y desigualdad en nuestro entorno laboral. Aún hoy, hay mujeres en el mundo que son vendidas, tratadas como mercancía o como objetos sexuales. Aún hoy…. Hay millones de mujeres que viven en silencio….. los silencios……

5 comentarios:

  1. silencios que matan y estrangula las palabras antes de que de salgan de las gargantas, a esta asturiana le has emocionado el alma con tan intenso relato. un besin

    ResponderEliminar
  2. Me encanta volver al pasado a recordar historias o a veces inventarlas sobre la marcha y cambiarla con el cristal del que la mira ahora. Trasmite muy bien. Un gran beso, buen finde.

    ResponderEliminar
  3. Silencios que callan verdades que luchan por ser oidas pero que no llegan a los oidos de nadie,silencios que callan las verdades de antes y las de ahora...
    Me has llegado dentro...

    Besos,Vega Pasión

    ResponderEliminar
  4. Ya sabes lo que me gusta este relato tuyo, es leerlo y me vienen de golpe a la "memoria" dos poemas hechos a golpe de email...

    Abrazos chillaos para ti querida compi.

    ResponderEliminar
  5. Son esos silencios que hablan y dejan el tenue susurro prendido de tus letras.

    Un abrazo

    Verónica

    ResponderEliminar

Gracias por llegar hasta aquí y dejarme un pedacito de ti.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...